Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

El desconsolado llanto del representante de Carlitos Balá tras la muerte del ídolo infantil: "Era como mi abuelo"

Maximiliano Marbuk habló con Arriba Argentinos de las últimas horas del humorista, animador y actor.

El desconsolado llanto del representante de Carlitos Balá tras la muerte del ídolo infantil

A pocas horas de la confirmación de la muerte de Carlitos Balá (97), Maximiliano Marbuk, representante del ídolo infantil, rompió en llanto en nota con Arriba Argentinos, al dar detalles de su entrañable vínculo.

"Estoy arruinado, no puedo más. Sacando que trabajé con él, para mí era mi abuelo. Es un desastre esto. Siento que se me fue un trozo de mi vida. Lo quería mucho", dijo el mánager de Balá, sin contener las lágrimas.

Movilizado con la partida de Carlitos, Marbuk continuó con su emotivo testimonio: "Lo bueno es que él vivió bien. Era feliz. Le gustaba estar con la gente. Todos pensamos que iba a ser eterno, pero no".

"Estoy arruinado, no puedo más. Sacando que trabajé con él, para mí era mi abuelo. Es un desastre esto. Siento que se me fue un trozo de mi vida".

Recordando el inicio laboral con Balá, Maximiliano contó: "Estábamos un día almorzando. Su representante Oscar había fallecido, y le dije 'Carlitos, ¿te puedo representar?'. Y él me dijo 'dale, pibe'".

"Empecé a trabajar con él y me fui enganchando más. Yo no lo sentía como un trabajo, era como estar con mi abuelo. Estuve como 10 años con él. Y la que siempre estuvo con Carlitos fue Laura, Panam", destacó el entonces representante del actor, humorista y animador infantil.

CÓMO FUERON LAS ÚLTIMAS HORAS DE CARLITOS BALÁ

El jueves por la noche, Carlitos Balá había sido internado de urgencia en el Sanatorio Güemes por un cuadro de mareos y descompensación. Desencadenado el final, Marcelo Bonelli le preguntó al representante del artista por sus últimas horas de vida.

"Estaba perfecto. Obviamente, tenía 97 años. Pero anoche, se descompensó y entró en un paro cardíaco".

"¿Él estuvo vital hasta último momento? ¿Cómo fueron sus últimos tiempos?", le consultó el conductor de Arriba Argentinos a Maximiliano Markub.

Luego de acompañar de cerca a Balá, el representante contó: "Estaba perfecto. Obviamente, tenía 97 años, pero el jodía con eso '97 años y no es caro'. Nunca perdió la alegría. Hacía chistes. Estaba perfecto".

"Anoche, se descompensó y entró en un paro cardíaco. Ahora está allá arriba, haciendo reír", comunicó Marbuk, desconsolado.