¡Cuestionario Sexy de Ciudad.com! Ángela Lerena: "Tener un orgasmo es algo que se aprende, el hombre que cree que el placer sólo tiene que pasar por él, es un boludo"

La periodista deportiva dejó en claro que en el terreno sexual, también puede dar cátedra: anécdotas de los futbolistas que intentaron "levantarla" y mucho más.

Ángela Lerena se animó al Cuestionario Sexy de Ciudad.com. Foto: Ciudad.com
Ángela Lerena se animó al Cuestionario Sexy de Ciudad.com. Foto: Ciudad.com

Tantas veces escuchamos como grito de cancha aquello de "pongan huevo", "hay que poner más huevos", "faltan huevos", "sobran huevos". A los 19 años, con ovarios y "mucho ovario", Ángela Lerena (39) comenzó a forjar una carrera dentro del periodismo deportivo, de tradición masculina y sexista. Hoy siendo parte de Fútbol para todos y convertida en referente del deporte más amado por los argentinos, la periodista deja en claro que su actitud arrolladora va más allá de lo profesional.

En pareja con el economista y periodista Alejandro Bercovich, madre de una hija y de un bebé de 4 meses, Ángela develó su costado más apasionado e íntimo fuera de las canchas: por qué nunca saldría con un futbolista, cómo se las ingenia para encontrar momentos eróticos junto a su marido y sus consejos al hincha sobre cómo “clavarla en el ángulo”... en las cuestiones amatorias.  

"Mi primera vez fue con mi novio a los 18 años y recuerdo que fue un lindo momento. Pasó en el trabajo de su mamá, ella laburaba en una oficina que a la noche quedaba cerrada y él tenía las llaves. No fue un momento tan memorable, fue más bien 'tanto lío por esto, no era gran cosa'".

1) ¿Cómo fue tu primer beso y cómo fue la primera vez que se te declararon?

-Mi primer beso fue cuando era chica, iba a tercer o cuarto grado, y no me acuerdo bien, ni siquiera con que compañerito fue. Sí recuerdo que pasó en el recreo, que cerré los ojos y que fue solo un piquito. En el momento fue muy emocionante, pero ahora no me acuerdo ni el nombre. Fui siempre al mismo colegio, que era mixto, y seguro que cursé con él hasta quinto año. Cuando era chica estaba mucho con el fútbol, pero también tenía mi diario íntimo donde escribía mis cosas. Había inventado un lenguaje propio con caracteres diferentes a los que usamos, donde por ejemplo, la A era una estrella o la O era un asterisco, y así escribía páginas y páginas que hoy no puedo leer (risas). La primera vez que se me declaró un chico fue Lucas, un compañero que terminó siendo mi primer novio, al que le solía explicar cosas del colegio. Yo era de esas alumnas que ayudaba a los compañeros a los que no les iba tan bien. Era buena alumna y siempre me tomaba el tiempo de enseñarles a los demás física, matemática y las materias que hicieran falta. Le explicaba todos los miércoles matemática y uno de esos días me dio un beso. Después estuvimos dos años juntos.

2) ¿Cómo recordás tu primera relación sexual?

-Fue con otro novio y ya era grande. Tenía 18 años y recuerdo que fue un lindo momento. ¡Fue todo por amor! Pasó en el trabajo de su mamá, ella laburaba en una oficina que a la noche quedaba cerrada y él tenía las llaves (risas). No fue un momento tan memorable, fue más bien 'tanto lío por esto, no era gran cosa'. Uno le toma el gusto con el tiempo.

3) ¿Qué te enciende a la hora del sexo y qué te deserotiza por completo?

-Me gustan el hombre desinhibido, que no están tan pendientes de las cosas que los rodean, que sea divertido y me haga reír. A la hora del sexo es importante que entienda el momento en el que está la mujer, cada momento dentro del encuentro, y no sea bruto, atolondrado ni apurado. No siempre el amor y el sexo tienen que ir unidos, pero cuando van, el encuentro es mucho mejor. Alguien que se preocupe por mí, por como estoy en el momento, es lo que más me gusta.

"Es muy común que a las periodistas deportivas nos inviten a salir los futbolistas y hasta los técnicos. Las propuestas suelen ser 'te invito a bailar', 'vamos a comer', 'me gustaría charlar con vos sin hablar de trabajo'. También pasa al revés, de que le pedís el número de teléfono para tenerlo como contacto profesional y te salen con 'te doy este número que no lo conoce mi mujer' o 'al oficial no me gusta que me llamen mujeres'. A mi dame el oficial o no me des nada, si te llamo es porque quiero que me adelantes la formación del domingo".

4) ¿Cómo te las arreglas para que la vida familiar no pese en la intimidad de la pareja?

-Es un esfuerzo, hay que buscar el momento, hacerse del tiempo y guardar la energía; tratar de dejar los problemas afuera y sobre todo, ¡dejar a los chicos durmiendo! Hay que organizar todo, laburar el tema, no es fácil, pero se puede lograr. Es complicado con un bebé que todavía toma pecho y que es mi sombra, pero por suerte duerme y tiene el sueño pesado (risas).

5) Laburando en el ambiente del fútbol, siendo mujer y además bella ¿has recibido muchas propuestas?

-Siempre separé el sexo del laburo, pero es algo muy común que a las periodistas deportivas nos inviten a salir los futbolistas. Es constante, sucede todo el tiempo y es muy común desde los más futbolistas chicos hasta los más grandes, que son los técnicos. Es lógico, no tiene nada de malo porque ellos son hombres y yo soy mujer; pero siempre me sentí respetada, nadie desoyó mi negativa. Siempre dije que no y seguí teniendo mi relación profesional sin problemas. Cuando empecé había muy pocas mujeres y sabía que tenía que hacer un trabajo lo más profesional posible para evitar cualquier suspicacia. Las propuestas son "te invito a bailar", "vamos a comer", "me gustaría charlar con vos sin hablar de trabajo". También pasa al revés, que le pedís el número de teléfono para tenerlo como contacto profesional y te salen con 'te doy este número que no lo conoce mi mujer' o 'al oficial no me gusta que me llamen mujeres' (risas). A mi dame el oficial o no me des nada, si te llamo es para que me adelantes la formación del domingo. También me ha pasado de estar un mes en un viaje, en una concentración donde son todos hombres  y yo, en un hotel o en predio, donde era un cacho de carne en la selva, pero lo que gané con esta actitud tan estricta fue que me dejaran ser parte de este ambiente tan masculino, de las concentraciones, en el que muchas mujeres están prohibidas. A veces nos reímos con mi marido porque los jugadores son muy chicos... y que un chico de 19 años me pregunte si quiero salir me causa gracia. "Tengo dos hijos, no necesito adoptar otro, pero si lo necesitás te adopto", les respondo (risas).

"Tuve sexo en un montón de lugares raros, imposibles de reproducir… pero no con futbolistas, con colegas. Así me atrajo mi pareja, nos conocimos en el diario Crítica. Ja, ja. ¡Ahí tiré una punta!".

6) ¿Cuáles son las fantasías que pudiste cumplir?

-No puedo contarlas porque van a salir en todos lados, pero tuve sexo en un montón de lugares raros, imposibles de reproducir… pero no con futbolistas, con colegas. El colega sí está permitido, si lo único que hice en mi vida fue  trabajar (risas). No es el periodista deportivo el que más me seduce, sino el periodista en general. De un hombre me gusta la inteligencia y, por supuesto, lo físico tiene que acompañar, pero me atrae lo intelectual, que diga algo que me sorprenda, que me haga reír, que me deje pensando. Así me atrajo Alejandro, mi pareja. Nos conocimos en el diario Crítica. ¡Ahí tiré una punta! (risas).

7) ¿La medida del pene es importante?

-Sí, importa. Hay un rango en el que menos o más de "eso" no va, porque se complica. No puedo especificar las medidas exactas, pero es un rango lo suficientemente amplio. Se puede tener demasiado poco y también demasiado, mucho (risas). La mayoría de los hombres están en el promedio, así que se queden tranquilos. En el ambiente del fútbol se dice de varios que están muy bien, pero yo no lo comprobé (risas). Muchas veces escuché a periodistas decir  "mirá este guacho la suerte que tuvo", o "es un animal, mirá lo que tiene". Comentarios de "pobrecito" no escuché, pero sí de qué afortunado. Me cago de risa. Como periodista chequeo datos, pero esos no.

"Un buen orgasmo es aquel que te deja satisfecha, pero a la vez te deja queriendo más. El hombre que cree que el placer sólo tiene que pasar por él es un boludo, se está perdiendo algo bárbaro que es que tu pareja también lo pase bien".

8) ¿Quién era tu amor de la adolescencia y qué famoso te parece atractivo ahora?

-Si digo mis ídolos se va a notar de qué equipo soy, pero no tenía una atracción física sino futbolística, y todavía me pasa eso. El futbolista es muy narcisista de su cuerpo y esas cuestiones no me atraen de los hombres, que se miren tanto al espejo o que estén pendientes de cada kilito. ¡Comé un asado y olvidate! A mí me gustan los raros como Sean Penn, que no me lo imagino demasiado preocupado por su imagen, y Rodrigo de la Serna. Ese estilo de hombre interesante me gusta.

9) ¿Cuál creés que es tu fortaleza a la hora de la seducción?

-La personalidad, porque soy de ir al frente. Soy desinhibida y sin demasiados tabúes a la hora del sexo. Soy de 'vamos al punto y vemos'. Físicamente, me han elogiado las piernas.

10) ¿Cómo definirías un buen orgasmo y cuál es la forma para lograrlo?

-Tener un orgasmo es algo que se aprende. Uno bueno es aquel que te deja satisfecha, pero a la vez te deja queriendo más. El hombre que cree que el placer sólo tiene que pasar por él, es un boludo. Le diría que le preste atención a lo que quiere ella y si es necesario que se informe, que lea, que le pregunte a un amigo. Se está perdiendo algo maravilloso, algo bárbaro: que tu pareja también la pase bien.