Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Claudio María Domínguez reveló cómo fue su encuentro con Jorge Rial tras iniciarle un juicio: "Le dije 'que Dios bendiga a Morena'"

El gurú espiritual contó en LAM los detalles de su cara a cara con el conductor de Intrusos.

Claudio María Domínguez contó la reacción de Jorge Rial cuando se encontraron tras iniciarse un juicio

Todavía en juicio con Jorge Rial por haberse sentido difamado hace ocho años, el lunes Claudio María Domínguez contó detalles desconocidos de su encuentro con el conductor de Intrusos. El hecho sucedió hace casi cuatro años, y el gurú espiritual reflexionó al respecto en Los Ángeles de la mañana.

A cuento de la causa que se tramita en Tribunales contra Rial y Luis Ventura, Domínguez expresó: “Hoy en día no les haría juicio, tengo amor para dar”. Luego, se refirió sus dichos respecto de la salud de la hija mayor de Jorge: “Lo de Morena fue maravilloso. Un día me encontré a Rial en el ascensor de Infobae, en pleno juicio mío y tras años de intentar notifiacrlo. La noche anterior me había enterado lo del bypass gástrico de Morena y en mi corazón le recé a Swami, a Jesús, les supliqué que esa nena divina esté sana, hermosa, valiente, fuerte y nunca hostigada ni agredida. Lo sentí en el alma, me dio tanta alegría…”.

"Me había enterado lo del bypass gástrico Morena y en mi corazón le recé a Swami, a Jesús, les supliqué que esa nena divina esté sana, hermosa, valiente, fuerte y nunca hostigada ni agredida".

Entonces, Claudio precisó cómo fue el diálogo con Jorge: “Al otro día me encontré a Jorge en el ascensor y cuando lo vi su rostro fue bueno. Me acuerdo que le dije ‘que Dios bendiga a tu hija’. Y me acuerdo que Rial me dijo ‘son los hijos’. Con eso sentí que había una empatía incluso con Rial, que me había atacado”.

"Me acuerdo que Rial me dijo ‘son los hijos’. Con eso sentí que había una empatía incluso con Rial que me había atacado”.

La frase de Claudio María Domínguez difirió de la que en diálogo con Clarín había dicho originalmente, y que tantas suspicacias habían despertado por cierto tono irónico: “En mi corazón pensé ‘que la gracia divina la proteja, la sane y la cuide, que jamás un hijo tiene que vivir animosidades de la gente por lo que un padre pueda significar a ese inconsciente colectivo...’”.