Cinthia Fernández se quebró al despedirse de LAM y disparó contra Graciela Alfano: "No creo que sea buena compañera"

La vedette se despidió del ciclo de Ángel y recordó una anécdota tremenda con la actriz, quien la reemplazará.

Cinthia Fernández se despidió de LAM: lágrimas y palito a Graciela Alfano

Ángel de Brito terminó la emisión del viernes de Los Ángeles de la Mañana de una manera muy especial: el conductor anunció que era el último día de Cinthia Fernández en su panel y que el lunes se sumará al ciclo nada menos que Graciela Alfano.

El conductor elogió a Cinthia y presentó un resumen del picante paso de la vedette por el programa, que incluyó cruces muy fuertes con Flor de la Ve, Nicole Neumann y Evelyn von Brocke.

Tras ver las imágenes, Cinthia se fundió en un abrazo con Ángel y le dijo al oído: “Gracias por la oportunidad”.

Luego, explicó el por qué de su emoción: “Lloro de felicidad. Ojalá la persona que venga, cuide y valore esta silla porque es muy importante. Por el grupo humano; son hermosos, hay compañerismo y si hay algo acá, es que somos muy buenos compañeros. Todo funciona por las individualidades, que somos muy distintos, pero muy buena gente. Y vos sos muy bien conductor: agarrás a todo tu equipo y nos llevás para adelante”.

Cinthia, sobre Alfano: "Ojalá que sea buena compañera... porque no creo que sea buena compañera. ¡Me voy con todo! Fiel a mi estilo, tiro la bomba y me voy"

Luego, le dedicó un palito a Alfano: “Ojalá que sea buena compañera... porque no creo que sea buena compañera. ¡Me voy con todo! Fiel a mi estilo, tiro la bomba y me voy”.

Entonces, Andrea Taboada le preguntó si era cierto que Graciela la había encerrado en un camarín cuando compartían el Bailando y Cinthia se despachó con una anécdota tremenda.

“Sí, me rescataron Hoppe y el Chato. Nunca lo conté. Fue en un Bailando, creo que del 2009. Por eso digo que hay que ver si es buena compañera. No sé por qué nos peleamos, ella tenía un temita con las chicas jóvenes. Nos estábamos yendo por el pasillo de Ideas del Sur, me agarra, me dice 'chiquita, vení', entré al camarín y me puso la traba en la puerta. Me empezó a decir unas cosas bastante intimidantes, me acorraló contra un escritorio y ahí empecé a llamar a los gritos a Hoppe y al Chato, que golpearon la puerta y le dijeron '¿qué hacés Graciela?'”, reveló Cinthia. ¡Muy fuerte!