Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Así fue lo que se puede ver de la escatológica “broma” de Marian a Romina en GH

La chica más explosiva del reality ideó un chiste de mal gusto junto a Mariano y Matías, y desató la furia de la rubia.

Así fue la escatológica "broma" de Marian a Romina en Gran Hermano 2015

Agresiones físicas, falta de respeto, peleas, destrucciones en la casa. Parecía que en la casa de Gran Hermano 2015 no podía pasar nada más luego de romperse todo tipo de límites. Pero los participantes del reality siempre redoblan la apuesta.

Luego de darse a conocer la escatológica “broma” que Marian Farjat le hizo a Romina Malaspina tras defecar en un plato de plástico y depositarlo debajo de la cama de su compañera, en la gala de nominación se pudo ver la escena –casi- completa.

Incentivada por Mariano principalmente y avalada por Nicolás y Matías, la chica más explosiva del programa tuvo una desubicada iniciativa: “Esto es un bautismo para saber en qué grupo estoy yo. Mami cuando veas esto por favor no me desheredes, es un juego nada más”, se excusó la joven, previo a dirigirse al baño y poner en marcha su plan.

Sin medir consecuencias, Marian dejó su asqueroso “regalito” cerca de la cama de la rubia, ante la mirada atenta de sus cómplices.

“Romina me tiene las pelotas por el piso. No me la fumo más. Todo el tiempo se quiere copiar de mí esa gorda”, reconoció la chica del country. En ese momento, Gran Hermano optó por intervenir en la situación y pedirle a la autora del “chiste” que retire lo que había depositado en el cuarto de las chicas.

Sin entender mucho de qué se trataba, Romina contó que escuchó gritos de la calle que revelaban lo que había sucedido y desató su furia: “Decime que es mentira porque los re ca.. a trompadas a todos. No entiendo de que mier.. se ríen todos y no me dicen quién fue el hijo de pu..”, disparó. Acto seguido fue a su habitación a ver si todavía estaba allí lo que le habían dejado.

Finalmente, Farjat le pidió perdón a su compañera frente al resto del grupo, pero las disculpas no fueron muy bien recibidas por la bella mujer, quien prefirió llamarse a silencio.