Angie quebró en llanto en el confesionario de Gran Hermano 2015: el insólito motivo

La última participante en ingresar al reality, se siente culpable por interrumpir con un hábito personal. Enterate de qué se trata.

El llanto de Angie en la casa de Gran Hermano 2015

Angie Pereyra fue una de las afortunadas en tener la oportunidad de entrar a Gran Hermano 2015, luego de que todos los participantes seleccionados ya habían ingresado al reality. Y pese a que su objetivo es cumplir el sueño de ayudar a su familia, su paso por la casa le está significando atravesar grandes sacrificios.

"Me siento muy culpable porque soy vegetariana. Desde que entré acá, la carne es lo único que hay y no le quiero decir que a mí me preparen otra comida, porque no me siento como para decirles esas cosas. Prefiero dormir que ir a comer".

La joven de 21 años, oriunda de Paraguay, que vive en la villa 31, no está pasando por un buen momento y decidió descargar su angustia en el confesionario: "Me siento muy culpable porque soy vegetariana. Desde que entré acá, la carne es lo único que hay y no quiero decir que me  preparen otra comida, porque no me siento como para decirles esas cosas. Prefiero dormir que ir a comer", relató, entre lágrimas.

Por su parte, Maipi –quien también es vegetariana- sintió empatía por su compañera: “Ahora ya somos dos. Que nuestra plata la usen para verduras, nada más…  y sólo para nosotras”, expresó.

Mientras que Nicolás, lejos de mostrarse comprensivo, compartió su contundente análisis de la situación: "Has entrado en un lugar que sabías como iba a ser. Esto provoca peleas, discusiones, es una guerra la comida", resumió.

¡Siguen los conflictos con la comida en la casa de Gran Hermano 2015!