Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Agustina Kämpfer: "Nunca me ofrecieron dinero por sexo, pero en algunas oportunidades la pasé tan mal ¡que tendría que haberles cobrado algo!"

Confesiones al rojo de la pelirroja más hot de la TV: por qué la fama mató sus fantasías más voyeuristas, la importancia del factor sorpresa y su picante opinión sobre los ménage á trois, swingers y "chiches" para adultos. 

Agustina Kämpfer respondió todo en el cuestionario sexy de Ciudad.com.
Agustina Kämpfer respondió todo en el cuestionario sexy de Ciudad.com.

Se dice que "los caballeros las prefieren rubias" y que como la "morocha argentina" no hay ninguna. Pero si se trata de pelirrojas, Agustina Kämpfer (34) pone en alto a las mujeres de cabello de fuego. La periodista de Intratables y exfigura de Bailando 2015 ostenta un sensual perfil que, según revela en el Cuestionario Sexy de Ciudad.com, en la intimidad no defrauda.

Flamante y plena en su noviazgo con Jorge Rial, Agustina también hechiza a la hora del amor y el sexo: el día que dictaminó tener su primer beso, la razón por la que cree que la fama es enemiga de los encuentros "puertas afuera" y por qué cree que un "invitado especial" o algunos sex toys pueden sumar en la cama. Aquí vamos...

"Las pocas veces que fui al frente fue porque me sentí segura de antemano. Creo que no me arriesgaría a rebotar. No sé que podría pasar con mi autoestima si alguien me dijera 'sorry, seguí de largo'".

1) De adolescente ¿cómo eras en el amor?

-Mi primer novio fue a los 15, era súper formal, y se me declaró en la fiesta de 15 de una amiga mía. Estaba súper nervioso. Yo me creía mil porque muchas otras chicas gustaban de él; tocaba el bajo y cuando lo iba a ver me dedicaba temas… ¡me sentía Jerry Hall! Las pocas veces que fui al frente fue porque me sentí segura de antemano, creo que no me arriesgaría a rebotar. No sé que podría pasar con mi autoestima si fuera al frente con alguien que me dijera "sorry, seguí de largo". El primer beso fue horrible, en la matinée de Caix a los 13 años, uno de los primeros boliches a los que fui a bailar. La mayoría de mis amigas ya había besado a alguien, y yo no quería ser la última que quedaba por pasar por la experiencia. ¡Me parecía un quemo! Así que una tarde agarré a un chico y apretamos un poco. Muy inocente todo, cero romántico. Cuando me fui le di mal mi teléfono, no me gustó y no quise saber nada. Nunca voy a recordar su nombre y supongo que él tampoco me recuerda.

2) ¿Cómo recordás tu primera relación sexual y a qué edad fue? Y lo mejor... ¿cuándo fue tu última vez?

-No puedo decir que no disfruté de mi primera vez, pero francamente, mi última vez estuvo muchísimo mejor. ¿Cuándo fue? Dos horas antes de responder este cuestionario.

"En su momento hice uso y abuso de mi anonimato y me animé a situaciones íntimas de alto voltaje. Está bueno no haberme quedado con las ganas y hoy no tener que pensar 'tendría que haber hecho tal cosa antes cuando el riesgo no era tan alto'".

3) Ya imaginamos con quién...  Ahora, contanos, ¿qué fantasías cumpliste y cuáles te quedan en el tintero?

-Por suerte cumplí muchas, algunas muy arriesgadas, si hoy las tuviera pendientes no me animaría a llevarlas a cabo. En su momento hice uso y abuso de mi anonimato y me animé a situaciones íntimas de alto voltaje. Está bueno no haberme quedado con las ganas y hoy no tener que pensar "tendría que haber hecho tal cosa antes cuando el riesgo no era tan alto". En el sexo doy batalla en el momento menos pensado, y siempre arranca con lo que tengo puesto en el momento. En cuanto a la ropa del hombre, creo que tiene que ser muy cuidadoso con lo que usa: los varones corren alto riesgo de hacer un papelón si no aciertan. Nosotras tenemos más margen.

4) ¿Qué actitudes o situaciones te ponen de buen humor a la hora de la intimidad y cuáles te deserotizan?

-Me copa fuerte la sorpresa, el momento inesperado, dejar algo por la mitad porque pintaron las ganas. Estar por salir y cancelar porque me quiero ir a la cama. No podría tener un momento del día o de la semana reservado para la intimidad, eso me aburriría mucho. La importancia del sexo en una pareja depende de cómo sean los otros aspectos de la relación. Si no hay mucho en común, si el otro no es divertido, si el diálogo no es interesante, si el sexo es bueno, es todo. Pero también el sexo puede no ser espectacular y que otras cuestiones sí lo sean, entonces la intimidad pasa a un plano no tan protagonista. Yo viví ambas cosas.

5) ¿Fuiste alguna vez infiel? ¿Te tocó ser la engañada?

-Sí, ambas cosas, por supuesto. Fui muy infiel en mi adolescencia pero era más bien un juego, no tenía noción de la importancia del compromiso. Y de las veces que descubrí que me engañaron, que tengo muy en claro que no fueron todas, alguna que otra me rompió el corazón, alguna perdoné y pude seguir adelante, y también supe aprovechar para terminar la historia, que claramente ya no daba.

"Todo lo que sea consensuado entre adultos es válido, sea lo que sea: los juguetes, la incorporación de una persona más, el intercambio de parejas. Creo en el respeto, no en las reglas. Todo aquello que sea bajo consentimiento está permitido y suma".

6) ¿Qué opinás de la masturbación? ¿Son válidos los juguetes sexuales en la intimidad?

- Me da paja hablar de eso (risas). ¡Por supuesto que son válidos los juguetes! Creo que todo lo que sea consensuado entre adultos es válido, sea lo que sea: los juguetes, la incorporación de una persona más, el intercambio de parejas. Creo en el respeto, no en las reglas. Todo aquello que sea bajo consentimiento está permitido y suma.

7) ¿Las medidas, importan?

-Para mí, sí, pero no es determinante. No me imagino mandando al freezer a un hombre glorioso porque no se ajusta a mi standard de medidas. Sería un desperdicio de todo lo demás.

"Soy intensa, me gusta interpretar al otro, descubrir qué le gusta a mi amante y si es mi pareja, explorar nuevas posibilidades con el correr del tiempo y la confianza. A la vez soy muy clara en expresar qué me gusta a mí. Lo digo, lo muestro".

8) ¿Alguna vez te ofrecieron dinero a cambio de sexo? ¿Pagarías?

-Nunca me ofrecieron dinero a cambio de sexo, pero en algunas oportunidades la pasé tan mal y ellos tan bien, que creo que al menos tendría que haberles cobrado algo (risas).

9) ¿Cuál es tu fortaleza en la seducción?

-Soy intensa, me gusta interpretar al otro, descubrir qué le gusta a mi amante y si es mi pareja, explorar nuevas posibilidades con el correr del tiempo y la confianza. A la vez soy muy clara en expresar qué me gusta a mí. Lo digo, lo muestro. Por mucho tiempo supuse que el otro tenía que darse cuenta solo, hasta que un día entendí que lo mejor era ser lo más concreta posible.

10) ¿Cómo definirías un buen orgasmo? ¿Cuál creés que es la mejor forma para que una mujer lo alcance?

-Podría hablar del tantra y de las experiencias más potentes que pueden alcanzarse, pero entiendo que las preguntas van por otro lado. ¡Lo dejamos para un cuestionario zen! (risas).