El día de furia de Andrea Rincón: insultó, se fue del móvil... ¡y volvió llorando!

Primero se enojó, gritó por un malentendido con un representante de una marca, y abandonó Infama. Pero después regresó estallada en angustia... ¡y todo en media hora!

El día de furia de Andrea Rincón: insultó, se fue del móvil, ¡y volvió llorando!

Cómo explicar el rotundo cambio de ánimo que tuvo Andrea Rincón en Infama. La vedette discutió con el representante de una marca de ropa que la acusaba de no haber devuelto diferentes prendas (que le habían dado por canje) a cambio de que ella las nombre la firma. Y todo terminó en escándalo, insultos, abandono de móvil... ¡y regreso con llanto!

“Vos te pensas que yo te voy a nombrar gratis, ¡pelot…! Sacame a este pelot... de acá”, dijo Rincón contra el representante de la marca que le pedía la devolución de la ropa cedida por canje.

La discusión tuvo dos etapas: una de furia y otra de tristeza. Pero ambas imperdibles.

La cuestión es que Andrea se enojó porque la trataban de "chorra", según dijo ella. Y así le fue al representante de la marca, que se comió unos cuantos insultos al aire. A saber...

"Seguí haciéndome famosa, y encima por bol..., porque sos muy bolud…, me vas a tener que pagar a mi por haber arruinado mi imagen. Me estás tratando de chorra, bobo. ¡Bobo! (sí, sí, repetía dos veces los calificativos). ¿¡Venís a tratarme de ladrona, man!?", dijo entre otras cositas la participante de ShowMatch.

La catarsis siguió: “Vos te pensas que yo te voy a nombrar gratis, ¡pelot…! Sacame a este pelot... de acá”, lanzó al son de la furia, pidiéndole a Santiago del Moro que terminara la nota con el muchacho que estaba en el piso. “Si a vos te tratan de chorro, Santiago, ¿qué haces? ¡Lo cag… a trompadas!”, le dijo Rincón al conductor de Infama.

Después se la agarró con el programa. “¡Por hacer un programa me tratan de chorra a mí!”, exclamó, lo que no fue tolerado por las panelistas. "No nos vengas a dar lecciones de periodismo", le paró el carro Marina Calabró.

“No te voy a devolver nada, papá. Andá a laburar. Por bol… vas a pagar las prendas y también a mí por haber ensuciado mi imagen, ¡bobo! ¡Andate a la p… que te p…!”, disparó enfurecida. Luego volvió llorando...

Acto seguido llegó la frase final, con una decisión. "No te voy a devolver nada, papá. Andá a laburar. Por bol… vas a pagar las prendas y a mí por haber ensuciado mi imagen, ¡bobo! ¡Andate a la p… que te p…!", disparó Rincón ¡y se fue del móvil!

Pero... el que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen. Andrea, claro, volvió. ¿¡Y cómo!? Angustiada, señores: "Me están tratando de chorra y no hay una persona que me defienda. Vos sabés lo que me costó la vida para tener todo lo que tengo. Soy negra pero tengo dignidad. En mi vida chorié (sic) ni siquiera un caramelo", comentó estallada en llanto.  

A pesar de las lágrimas, el relato fue más o menos el mismo. “Laburé mucho”, dijo Andrea con calma, y después remató: “¡Como para que venga un bol… y se siente ahí a ensuciarme!”. ¿Quedó claro?