Pedro Alfonso y su gran colección de camisetas de fútbol

El productor de Ideas del Sur posó con su colección de casacas para la revista Gente, y contó ciertos pormenores con su novia, y estrategias a la hora de hablar por teléfono.

La relación de Pedro Alfonso y Paula Chaves tiene algunos pormenores que ya son de público conocimiento: el perro Moro (que ella no confía al cuidado de él), la PlayStation (con la que él se entretiene por horas), y la comunicación (Pedro es demasiado callado y la modelo, demasiado charlatana).

A todo eso se le suma un tesoro que guarda Peter: una enorme colección de camisetas de fútbol (¡llegó a tener 300!), y que a Paula muuuucho no le agradan. “Ella esconde la ropa mía que no le gusta, ¡en especial mis camisetas de fútbol!”, contó el productor de Ideas del Sur en una entrevista con la revista Gente.

“Cuando era adolescente estábamos todo el día jugando al fútbol. Creo que esa fue la razón por la que terminé el colegio recién a los 23 años. No hacía nada, sólo patear la pelota”, contó Peter. Por eso, agregó: “Además de camisetas coleccioné como ocho colegios. Segundo año me gusto tanto que lo hice tres veces. No hacía nada más que jugar al fútbol”.

“No puedo negar que soy bastante parco. Charlo con ella para que después me deje jugar a la Play”, confesó Peter.

El otro tema que tocó Pedro fue su poco entusiasmo por el diálogo, cuestión que genera algún que otro inconveniente en su noviazgo. De hecho, cuando ella estuvo en Cancún por trabajo, hablaban todos los días por Skype, y él desplegaba una táctica: “Planeo la charla para no dejar silencios, pero está claro que es forzado. Yo le diría 'Hola, ¿cómo estás? Te extraño', y cortaría. Pero no lo hago. Le pregunto todo lo que se me ocurre para que no malinterprete mi parquedad. Es trabajoso el noviazgo”.

Pero detrás de esa intención, hay una estrategia oculta que Peter deschavó. “No puedo negar que soy bastante parco. Charlo con ella para que después me deje jugar a la Play”, confesó. Paula, ¡teléfonoooo!