Amor monógamo de por vida - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Amor monógamo de por vida

Le presentamos el manual para tener sexo con una misma persona durante toda la vida, y sin rutinas. Por Analía Sánchez.


Si hablamos del "Kama Sutra", seguramente todos sabrán a qué nos referimos. Sin embargo, si nombramos el "Ananga Ranga", ahí la cosa de pondrá un poco más difícil.

Si bien, muchas veces ambos se presentan juntos, es este un "manual del amor del medio oriente" en donde se explica (mediante la interpretación) a hombres y mujeres como pasar toda su vida con un único compañero sexual.

Y lo hace a través de descripciones detalladas de todo lo que cada uno puede hacer explotando al máximo sus virtudes corporales –incluido el dedo gordo del pie-, en cada una de las ocho horas del día o la noche y a lo largo de todo el calendario lunar.

De qué estamos hablando? Dirá cualquier lector perezoso y rutinario a la hora de posicionarse frente al otro en la cama.

Si el "Kama Sutra" fue escrito para amantes, el "Ananga Ranga" se escribió para matrimonios, con el objetivo de evitar el aburrimiento, por lo cual se lo puede considerar el modelo de base de casi todas las guías sexuales que vinieron posteriormente.

Más allá de haber sido escrito hace muchos siglos, la mayoría de sus planteos tiene una increíble actualidad: "los goces externos" como procedimientos para anteceder el "goce interior" o coito, también la importancia de los variados "preliminares" que despiertan los sentidos sexuales.

También aclara que "la monotonía de la posesión, a veces arroja al marido en brazos de mujeres extrañas y a la mujer en los hombres extraños" mientras que sentencia: "la monotonía engendra la saciedad y la saciedad al disgusto del coito". Otros de los temas que incluye son fórmulas para que la mujer quede embarazada, o retrasar la eyaculación, entre otros.

Y si vamos al ranking de las posiciones hombre - mujer más habitual, según encuestas hechas a diferentes parejas de sociedades occidentales y orientales, en primer lugar se encuentra la de ella acostada de espaldas y él echado encima suyo.

Aunque por más que sea la más difundida, no es la más placentera. Principalmente para mujeres que sufren de claustrofobia o cuando el amante de turno tiene algunos kilos de más.

Pero más allá de los libros, buscar la manera de encontrar posiciones que nos estimulen durante el sexo, ayuda a matar la rutina de cama, esa que acecha a cada uno de los amantes monógamos, día a día y noche a noche.

Y vos, qué postura elegís a la hora del sexo?

Fuente consultada: enplenitud.com




TE PUEDE INTERESAR