Y el personaje de la semana es...¡Graciela Alfano!

A Graciela Alfano le falta un tornillo. ¿Es demasiado decir? No sé. Lo cierto es que Grace últimamente es noticia y no por asuntos muy gratos.
Esta semana hubo varios palos en la rueda para Graciela Alfano. Primero, la ex de Matías Alé participó de un hecho sumamente extraño cuando estaba por contar un supuesto pacto que hizo con Dios por la vida de su hijo. En ese momento, y como por arte de magia, comenzó a sonar "Bohemian Rhapsody" de Queen. Claro, en seguida la gente del control aseguró que ellos "no tocaron nada" y el enigma comenzó a crecer.

Luego, la pelea principal fue con Anibal Pachano. "Alfano es una tilinga", disparó el de la galera. A este se le sumaron más comentarios ácidos del jurado, lo que dejó a la vista que a Grachu nadie la quiere...ni siquiera su ex noviecito Matías Alé. Claro, me refería que aunque sea le tenga un poco de aprecio. Pero no.

El mismísimo Alé, quien ahora recordemos se pasea por todos lados con una muchachita a la que le encanta decir: "mi bombón" (ya entendimos que te gusta tu novio), dijo que lo de su ex era una verdadera "vergüenza". Durísimo. Aclaración: la muchacha a la que le encanta decir "mi bombón", haciendo alusión a Matías Alé, es Silvina Escudero. ¿Cómo que no saben quien es? ¡Si es re contra conocida!

En fin, repasemos un poco. ¿Por qué tantos palazos para Graciela? Al parecer, la señora se mostró un tanto "incoherente" en las calificaciones que entregó en el certamen y eso molestó al resto del jurado. Un día decía una cosa, otro día otra, y así y así. Hasta que Anibal Pachano, Valeria Lynch y Reina Reech se cansaron y salieron a darle duro.

Ahora digo yo, ¿No será que todo esto es una movida del señor Tinelli para que todos juntitos, sentados en nuestras casas miremos el programa todas las noches? ¡Noooooo que esperanza!