"Por el momento no"

No lo dijo en esos términos pero se podría dilucidar que esa hubiese sido una respuesta posible. Marcela Kloosterboer dijo que, en esta oportunidad, no le abrió la puerta al Gato.

Motivos había para sospechar. Primeramente porque, como bien dice la frase, "donde hubo fuego, cenizas quedan", y la actriz y el tenista estuvieron bastante tiempo envueltos en las llamas del amor, hasta que se pelearon hace dos años.

Segundo porque ambos estaban distanciados de sus parejas; no se sabe sí antes de querer reencontrarse, o por causa del reencuentro. Lo cierto es que Marcela y Gaudio fueron fotografiados juntos en reiteradas ocasiones durante los últimos días.

En primera instancia Gastón la pasó a buscar en su auto importado negro por un cine de la Capital. Y no terminó ahí. Al otro día también se los vio juntos, compartiendo un café y riendo de lo lindo. Y tan poco pareció importarles la presencia de las cámaras que hasta salieron y caminaron juntos (aunque un tanto distanciados).

Entonces, el palabrerío se echó a rodar. A muchos se los escuchó decir que Marcela era el gran amor de Gaudio y que al enterarse del distanciamiento de la actriz de Valientes con su ex novio, se habría propuesto recuperarla.

También se dijo que para cumplir con ese cometido, el tenista habría dejado a Juana Viale y que, a causa, esta última odiaría a Kloosterboer. Por eso no resultó extraño que Marcela haya intentado callar esas voces utilizando la negación como recurso. El público entonces deberá "comerse" esta declaración y entender que, en el mundo de los famosos, pasearse de día y de noche con un ex, es parte de la normalidad.