Obama perdona a su pavo

El pavo viajará a hasta la Disneylandia, donde vivirá hasta el final de sus días.

Su nombre es Courage, pesa 45 libras (un poco más de 20 kilos) y gracias al presidente Barack Obama no acabará asado y trinchado sobre una de las mesas de los millones de hogares norteamericanos que este miércoles celebran el Día de Acción de Gracias.

"Courage, por la autoridad que me ha sido concedida, yo te perdono", bromeó Obama ante los periodistas que asistían a una tradición -la que establece que la Casa Blanca reciba un pavo de parte de la Asociación Nacional del Pavo- que se remonta a los días de Harry Truman -aunque el primer perdón lo concedió el presidente George Bush padre-. Fue John F. Kennedy el primer mandatario que decidió un año no comerse el pavo que le regalaron, pero no "le perdono".

Tras recibir el perdón, Courage viajará a bordo de un avión llamado Turkey One hasta la Disneylandia de California, donde vivirá sano y a salvo hasta el final de sus días y hoy participará en el desfile de Acción de Gracias. Fue George Bush hijo quién instauró la infantil costumbre de enviar al mundo de Disney a las aves perdonadas.