Poción para el amor

Si una varita mágica era capaz de hacerte enamorar para siempre en los cuentos de fantasía, ahora tal vez lo pueda hacer una pastilla, en un futuro cercano.

Pocos dolores en la vida, pocos estados anímicos, no tienen aún su pastillita, su "cura" farmacológica. Hay para dormir, para estar despierto, para salir de la depresión, para dejar de tener ataques de pánico, para que no se te caiga el pelo, para estar tranquilo y, por supuesto, para tener sexo. El Viagra fue toda una revolución.

Ahora parece que estamos por presenciar la llegada de la poción para el amor, la cura para ¿el divorcio?

La cosa es que parece que casi todas las parejas llegan a un momento de la relación en que al menos uno de sus integrantes empieza a sentir que el amor no es lo que era, que alguna chispa se apagó. Y si es cierto que el enamoramiento implica una revolución de químicos en nuestro cuerpo, no deja de ser cierto que el desenamoramiento implica un nuevo balance químico. Para las empresas farmacológicas ese es el target: el nuevo balance químico, lo que sea que nos pasa en el cuerpo cuando dejamos de sentir ese amor que nos corta la respiración. Algo que puede ser corregido con una nueva pastillita. Una pastillita que logre hacernos permanecer enamorados como el primer día. Y que no decaiga.

La investigación está verde, pero la intención está:

Reproducir la sensación de caminar por el aire, mariposas en la panza, perder el apetito y el sueño, y todas esas cosas que la anfetamina natural del organismo nos provoca cuando nos enamoramos. O reproducir la sensación de felicidad y seguridad que viene con las relaciones más estables gracias a las endorfinas, que funcionan como opiáceos.

Amor, deseo o vínculos estables, parece que todo puede ser imitado por alguna fórmula farmacológica. O por lo menos lo están investigando. La idea hace ebullición en algún tubo de ensayo de varios laboratorios.

La pregunta es si una pastilla capaz de implantarte amor en el alma y deseo en la sangre puede hacerte enamorar de alguien que no te gusta. El Viagra puede proveerte de una erección frente a una pared, así que ¿por qué no? Sabemos que esa erección no es verdadero "deseo", pero lo mismo se convirtió en una de las pastillas más vendidas del mundo...