Exclusivo: Gonzalo Heredia, íntimo y desenchufado

El galán de "Valientes" paró una grabación para atendernos. En esta entrevista, completamente relajado, habla del significado de la fama, de su personaje y de su "otra" pasión oculta.  

Gonzalo Heredia es tímido. Nos dimos cuenta de que el galán, además de salir en la tele todas las noches y de entrar en las casas y de ser uno más de los personajes de la cena familiar, también es persona común con sentimientos comunes. Es re copado, pero tímido al fin. Qué tanto. Ahí estaba el actor. Solo para nosotros. Quién iba a pensarlo. Relajado: desparramado en el medio de un sillón, jugueteando con un almohadón, en ese espacio muerto que invita al sueño entre grabación y grabación de las escenas de "Valiente", exitazo de El Trece. Cansadísimo.
 
Desde Munro y con la chapa de haber participado alguna vez de las tareas clásicas de un taller mecánico, Gonzalo no deja de aclarar que esto de la "fama" es un combo que decidió transitar -y aceptar- cuando se tomó en serio esto de la actuación. Es terminante: "hay veredas por las que caminás y hay veredas por las que no". Y entonces, la timidez se le vuelve desconfianza. Y es quizás, ahí mismo, donde Gonzalo se inquieta por primera vez en la entrevista. O es tal vez en ese momento, donde Heredia ruega que no nos despachemos preguntando sobre Cecilia Roth, sobre tal o cual, sobre su vida entre cuatro paredes o sobre su mar en coche personal.

Acá, el resultado.

Acá, Gonzalo Heredia, versión "desenchufada".

Vean...