Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Wanda se dio cuenta que canta mal

Se lo dijo el jurado, se lo dijo la gente, pero sólo después de escucharse ella misma, Wanda Nara le reconoció a Valeria Lynch que tiene razón. ¡Al Fin!

Cuando Wanda Nara cantó en "El musical de tus sueños", todo el mundo salvo ella misma, pensó con justa razón que lo hizo mal, pésimo, espantoso. El jurado, con mayor o menor dureza, se lo hizo saber y Valeria sentenció su performance con un durísimo "Wanda, sos muy limitada".

Antes de la ronda de canto, Valeria Lynch fue como un león agazapado a la espera de su presa. Y cuando los famosos de "El musical de tus sueños" abrieron la boca para entretener al ritmo del Do-Re-Mi, la jurado cantante les saltó a la yugular y les hizo pasar –a la mayoría- una vergüenza antológica.

Pero Wanda fue una de las que peor se la llevó. La jurado del certamen de ShowMatch contó en "Intrusos en el espectáculo" que la ex virgen le reconoció con la misma sinceridad con la que había dicho "a mi me pareció lindo" que tenía razón. La confesión tuvo lugar el jueves pasado, cuando se anunciaron los sentenciados.

Resulta que Wanda, incrédula con lo que le habían dicho, se escuchó en algunas de las tantas repeticiones que tuvo su performance en "El musical de tus sueños" y finalmente se escuchó lo mal, pésimo y espantoso que canta. Mientras estuvo con Jorge Rial, Lynch aprovechó para reconocer que los famosos del musical son arriesgados pero que no sabe cómo algunos se animan a exponerse de ésta manera.

"Si me dicen de ir a bailar digo que no. Y eso que no bailo tan mal. De ninguna manera se me ocurriría exponerme si sé que lo voy a hacer tan mal". "No es lo mismo aprender a cantar que a bailar o actuar; si no tenés el instrumento es imposible", sentenció Valeria Lynch, pero cuando todos creían que los televidentes íbamos a estar condenados a ver famosos desafinando hasta fin de año, también reconoció que varios pueden mejorar porque tienen oídos.

La comunidad de celebridades arriesgada y desvergonzada tiene una nueva enemigo público número uno: Valeria Lynch.