Ciudad Magazine

Notas Top

No se dobla, pero se rompe

No sucede con mucha frecuencia, pero el pene puede quebrarse. Suele ocurrir como accidente desafortunado durante el sexo.

Puede pasar y creo que es bueno saberlo. Aunque no haya hueso en el pene, el pene puede quebrarse. Para quebrarse, claro, el pene tiene que estar erecto. Pasa poco. Casi siempre como consecuencia de un "mal movimiento" en la cama. Y afortunadamente, se arregla.

A quién no le pasó: en medio del entrar y salir, una salida demasiado lejos que vuelve con envión pero sin puntería, y entonces el pene va a dar contra alguna parte de la anatomía femenina. Con suerte choca en algún lugar blando, pero también están todos los huesitos del pubis y la cadera y ese choque, ay, puede ser más doloroso.

Cuando ese tipo de coalición es lo suficientemente brusca, puede quebrar el pene. La quebradura consiste en una lesión en la membrana que recubre los cuerpos cabernosos del falo. Si hay lesión, generalmente aparece un moretón o una curvatura que antes no existía y, por supuesto, dolor.

Como se suele aconsejar, en estos casos lo que hay que hacer es colocar hielo para bajar la inflamación (envuelto en algún paño o toalla, por favor) y después ir al médico. Lo importante de hacerlo es ver hasta dónde llega la lesión. Y en general la cura es sencilla, salvo por el hecho de que no se puede tener sexo hasta que el amigo se haya recuperado. Las erecciones involuntarias en esta fase pueden ser dolorosas. Pero lo importante es que después de curado, todo vuelve a la normalidad.