¡A comer ratones!

El Trece repite "V, Invasión Extraterrestre" para los más madrugadores (¡6 AM!) y en cualquier momento se viene la remake. Es hora de dar un repaso por una de las series que más adeptos ganó durante -e incluso después de- su televisación.

Robo de agua, políticos corruptos, prensa comprada y censura. No, esto no es un panorama político actual, sino que es sencillamente el argumento de una de las series que más culto supo cosechar alrededor del mundo en los últimos 24 años: V, Invasión Extraterrestre. En Estados Unidos, la primera emisión de V se produjo el primero de mayo de 1983 y gracias a su historia, plagada de misterios, complots y mentiras, cautivó a los televidentes de la época casi automáticamente, por lo que V se convirtió en un éxito instantáneo.

La serie narra los hechos que vivieron los habitantes de la Tierra desde la gran invasión de cincuenta platillos voladores provenientes del "cuarto planeta de la estrella Sirio". Al principio, los invasores parecen venir en son de paz. Aseguran que lo único que necesitan son algunos productos químicos imposibles de conseguir en su planeta, y a cambio, ellos compartirían su tecnología con la humanidad. Pero, vamos, si hubiera sido así, no hubiera habido serie, ¿no? Claro que no. Porque lo que en realidad pretendían los extraterrestres era nada más ni nada menos que robar toda el agua del planeta, criar a la humanidad como alimento y utilizar a los pocos que no se comían como soldados para sus futuras invasiones a otros planetas. ¿Y quién es el héroe que descubre todo esto?

El periodista Michael Donovan es quien comienza a percibir que algo no está bien. Por ejemplo, algunos científicos son "apretados" y desacreditados por parte de los medios de comunicación y además se encuentran con órdenes legales de restricción a sus actividades. Es más, algunos de los más renombrados hombres de ciencia empiezan tener conductas más que extrañas, como repentinamente volverse zurdos cuando toda la vida fueron diestros. Y como si fuera poco, todos los que se atrevieron a investigar este fenómeno, desaparecieron misteriosamente. Pero Donovan irá un paso más adelante, infiltrándose en una de las naves nodrizas, en la que descubre el secreto. Estos aliens de apariencia humanoide son en realidad lagartos intergalácticos, carnívoros y deseosos de saciar su hambre con carne de humano.

Mientras tanto, los visitantes tienen cada vez mejor relación con los líderes del mundo, al nivel de que pronto consiguen tener influencia política y, a través de eso, mediática. Por ese mismo motivo, cuando Donovan intenta denunciar en su programa de televisión la verdad de estos invasores, la señal es interferida y el pobre periodista se convierte en un fugitivo, tanto de la policía como de los extraterrestres.

Pero por suerte, no está solo en la desgracia. En la clandestinidad Donovan se une a un movimiento de resistencia liderado por la doctora Juliet Parish determinado a exponer y oponerse a los extraterrestres hasta donde les sea posible. La Resistencia comienza a atacar a los invasores y esto lleva a que posteriormente surja una rama disidente entre los mismos Visitantes, autodenominado "Quinta Columna", quienes se oponen a los planes de los de su propia raza e intentan ayudar a la resistencia humana de cualquier manera posible.

Pero la serie no tiene un final feliz. De hecho, ¡no tiene un final! En 1985 la serie fue cancelada sorpresivamente, pese a sus excelentes mediciones, por lo cual la trama quedó inconclusa luego del capítulo 24. En 2004 la serie se editó en DVD y su creador, Kenneth Johnson, anunció sus planes para hacer una remake y así darle de una vez el final que se merece. El piloto del programa fue encargado por la cadena ABC y será escrito y co-producido por Scott Peters, uno de los productores de la serie Los 4400. ¿Será este el clímax que los fanáticos de V esperaron durante casi 25 años?, ¿Se hará justicia con una de las series de culto más importantes de la historia de la televisión? Lo único que queda hacer es esperar, y ver si la humanidad gana, o todos somos futuros canapés para extraterrestres.