Trucos para aquellos que usan varios navegadores

Explorer, Firefox y Chrome compiten por un mismo mercado, pero son conscientes de que los usuarios pueden usar más de uno a la vez. Por eso en algunos casos, se ayudan mutuamente.

Explorer, Firefox y Chrome compiten por un mismo mercado, pero son conscientes de que los usuarios pueden usar más de uno a la vez. Por eso en algunos casos, se ayudan mutuamente. El mundo de los navegadores tiene contendientes cada vez más poderosos. Explorer, Firefox y el más nuevito Chrome de Google combinan rapidez, facilidad de uso y una convivencia posible para ver los sitios favoritos dentro de una computadora, lo que ayuda al usuario a la hora de pasar su tiempo en la Web.

Asimismo, para los que desarrollan páginas Web es una herramienta fundamental, porque pueden probar así sus sitios en los navegadores más comunes. Muchas veces, simplemente, algunas páginas fueron diseñadas para un navegador determinado, y no se ven en otro.

Así, al instalar Firefox o Chrome, es posible pasar las páginas guardadas como favoritas en Explorer, o de Firefox a Chrome.

En lo que tiene que ver con los favoritos, Explorer es capaz de importar y exportar elementos, pero siempre desde y hacia archivos. El archivo que utiliza Explorer para guardar los sitios favoritos se llama bookmark.htm.

Durante la instalación de Firefox, por ejemplo, el programa pregunta si se desean importar los Favoritos. Sólo será cuestión de decir que si. Si no, posteriormente, es tan sencillo como ir a Archivo, Importar y marcar la única casilla disponible, que indica la opción para importar no sólo los favoritos, sino también el historial, las cookies y las opciones de navegación.

Chrome, por ser más nuevo, trata de sacarle provecho a la experiencia de los otros dos navegadores. Permite importar favoritos tanto de uno como de otro. Una vez instalado, sólo será cuestión de ir al botón herramientas, desplegarlo y seleccionar Importar marcadores y configuración. Desde allí se puede elegir la importación de Favoritos o Marcadores, motores de búsqueda, contraseñas e historial de navegación, tanto de Explorer como de Firefox.

Si no se lo hizo, o se lo quiere volver a hacer en cualquier otro momento, entonces se puede acudir a una aplicación externa como Plain old Favorites, que añade los favoritos de Internet Explorer a Firefox. El menú de favoritos se coloca al lado del menú de marcadores de Firefox. La gran ventaja es que, con este programa, cuando se añada un favorito al Explorer se añadirá automáticamente a Firefox.

Transmute, por su parte, es una aplicación gratuita que permite compartir los favoritos entre dos o más navegadores, con sólo especificiar un navegador "origen" con su carpeta de instalación, y uno "destino" con la misma opción. Trae opciones que permiten, por ejemplo, cambiar el nombre de la carpeta en el navegador destino, por si quieres tener tus favoritos como "Favoritos copiados desde..." en lugar de como viene por defecto.

Delicious, por otro lado, se encarga de almacenar, categorizar, administrar y compartir sus sitios webs preferidos, que luego se podrán cargar en cualquier PC con acceso a Internet.