Piden que dejen entrar a más de dos personas a los telos

El menage trois no está permitido en los hoteles alojamiento porteños. Pero los dueños dicen que la demanda crece y por la prohibición de la ley, se pierden muchos clientes.

"Es muy común que vengan de a tres o cuatro personas, por día tenemos por lo menos cuatro casos. Comúnmente no pernoctan, sólo toman un turno. Vienen muchos fiesteros, a la gente le gusta el fetiche y no les da vergüenza", retrata el encargado de Faraón, que ofrece habitaciones entre 48 y 260 pesos.

Desde O Tello, otro hotel alojamiento de categoría, coinciden: "Hace aproximadamente un año y medio que vemos cómo se acrecienta el número de personas que solicitan habitaciones para más de una pareja. En el 70% de los casos recibimos consultas telefónicas por esto y el resto vienen directamente y se van enojados cuando se les dice que no pueden ingresar. Lo que más se ven son los casos de dos mujeres con un hombre, o dos muchachos con tres o cuatro chicas".

Según publica el diario Críticadigital.com,  en sintonía con la demanda de sus clientes, creen que un cambio en la ley sería bueno para todos. "Nosotros tenemos que negarles la entrada por la normativa vigente y la reacción que tienen es de decepción, porque vienen con todo el ánimo y uno les pincha el globo. Yo también me siento un poco decepcionado porque no les podés ofrecer un servicio", dice el vocero de Faraón, mientras que el de O Tello refuerza:

 "Personalmente, estoy de acuerdo con que la gente la pase bien y pienso que la norma se tendría que modificar. Además, a nosotros nos interesa vender el servicio y que la gente vuelva". Otros, sin embargo, tienen algunos reparos: "Habría que cambiar la ley, aunque es cierto que quizá más de dos personas hacen mucho lío, porque gritan y les molesta a las parejas que están en las habitaciones contiguas", argumentan desde Dallas, en la calle Ecuador al 200.


Hasta 1997, en la ciudad de Buenos Aires regía una norma de la dictadura que prohibía el ingreso de dos personas del mismo sexo a albergues transitorios. Esto se modificó con la ordenanza 51.674. Pero el tinte progre sólo llegó hasta ahí: en uno de sus artículos establece que "las habitaciones no podrán ser utilizadas en forma simultánea por más de dos personas".