Volvió MasterChef con el jurado más malo que nunca: las tremendas críticas a los primeros participantes... ¡y una reacción en "crudo" de Christophe!

Christophe KrywonisGermán Martitegui y Donato De Santis no tuvieron piedad a la hora de juzgar los platos de algunos concursantes. 

Las críticas de los jurados de MasterChef

“¿Te das cuenta que fue pésimo el plato, no?. Es incomprensible, casi antihigiénico”, sentenció Christophe Krywonis ante uno de los participantes. 

La segunda edición de MasterChef empezó picante. Y no porque ese haya sigo el ingrediente más utilizado del ciclo que debutó este miércoles 8 de abril por la pantalla de Telefe bajo la conducción de Mariano Peluffo.

Los postulantes que quieren ganarse el mismo título que la cosagró campeona a Elba Rodríguez en 2014, comenzaron a demostrar sus aptitudes en la cocina ante la atenta mirada de Christophe Krywonis, Germán Martitegui Donato De Santis, que juzgaron a los participantes con críticas no tan esperadas por muchos de ellos.

César, el primer concursante, se presentó con un talento adicional, además de la tempura de langostinos con ensalada de rúcula y frutillas que preparó para la ocasión: cantar recetas de cocina. Pero pese a los versos que entonó, las caras de los expertos cocineros no fueron alentadoras. “¿Te das cuenta de que fue pésimo el plato, no? Es incomprensible, casi antihigiénico”, disparó Krywonis, quien cerró su devolución... ¡comiéndose un langostino crudo! "Éste estaba rico", le dijo irónicamente.

El promedio de rating del debut fue bueno: 13.8 en dos horas. Pero no alcanzó para superar a Esperanza mía (15.1) y a Las mil y una noches (17.7).

Luego Martitegui agregó, tajante: “La única forma que yo encuentro de vengarme de lo que comí es cantarte pero te voy a ahorrar el dolor. Mi voto es un no”. De Santis le dio la unanimidad a la negativa. Out.

Después fue el turno de Pedro, quien tampoco tuvo mucha suerte con el resultado final de su filet de merluza al roquefort con papines andinos: “Es horrible lo que acabo de comer. No está logrado para nada”, empezó diciendo Christophe. Pero la devolución de Donato fue la más incisiva: “Tenemos que tomar esto como ejemplo. Esto es un perfecto ejemplo de lo que los que vienen acá no tienen que hacer. Es un exceso de todo”, finalizó sin filtro.

¡MasterChef arrancó bien caliente!