Ailén Bechara renunció a A todo o nada: "Es algo que venía meditando, ahora quiero que la gente me escuche hablar, ir por nuevos desafíos"

La sexy azafata del ciclo de Guido Kazcka habló con Ciudad.com de su partida del programa. ¿Se probará para el Bailando?

Tras cuatro años de pantalla en A todo o nada, Ailén Bechara (23) tomó la decisión de asumir nuevos desafíos e irse del programa de Guido Kazcka.

"No estoy más con Guido. La propuesta de Este es el Show para que me vaya a probar para el Bailando es cierta, pero no me fui del programa exclusivamente por eso".

Hasta ayer, siendo una de las bellas azafatas del exitoso ciclo, la modelo fue tentada por Ideas del Sur para probarse en el casting de Bailando 2015, propuesta que precipitó sus ganas de cambio, más allá de no haber sido ese el motivo de su renuncia.

"Acabo de hablar con el productor general y no estoy más con Guido. Hoy fueron las últimas grabaciones en Los 8 escalones. La propuesta de Este es el Show para que me vaya a probar para el Bailando es cierta, pero no me fui del programa exclusivamente por eso. Si bien la decisión sorprendió al productor, él me apoyó en la idea de querer crecer en otras cosas. Me dijo que fue muy lindo trabajar conmigo. Y yo me emocioné mucho. Esto es algo que venía meditando, ahora quiero que la gente me escuche hablar, ir por nuevos desafíos", dijo Bechara a Ciudad.com.

"De baile tengo cero, pero obvio que me gustaría estar en el Bailando. No sé si es este el momento, veremos qué es lo que sucede".

Tras aclarar que su desvinculación no fue por un deseo puntual de ingresar al programa de Marcelo Tinelli, agregó: "De baile tengo cero, pero obvio que me gustaría estar en el Bailando. No sé si es éste el momento, veremos qué es lo que sucede (…) Me fui por un montón de cosas de A todo o nada. Yo estoy súper agradecida, ahí crecí un montón, me hice conocida por Guido y por el programa, pero siento que es una etapa que se cerró. Yo cumplí y llegué a mi techo. Quiero crecer en otras cosas. Quiero probar la conducción, más allá de que El Trece es mi casa. Ahora quiero que la gente me escuche hablar, poder estudiar o hacer otras cosas".

Con un futuro laboral incierto, la bella Ailén concluyó: "Ahora esperaré nuevas propuestas laborales".