La desgarradora confesión de Panam: "Mi hijo me dijo que espera que a Sofía no le pase lo mismo que a Chiara "

Laura Franco mostró su panza de siete meses en un móvil para Infama y habló sin tapujos de los miedos e ilusiones que le genera este nuevo embarazo. Mirá el video.

El ferviente deseo de ser feliz logra que Panam (40) esté experimentando las últimas semanas de un embarazo de riesgo sin mayores sobresaltos. En un extenso móvil para Infama, la animadora infantil se confesó sin tapujos respecto de las ilusiones y miedos que le genera el inminente nacimiento de Sofía.

"Mi hijo Luca (5) me dijo 'mamá espero que a Sofía no le pase lo que le pasó a Chiara'"

Muy conmovida, Laura Franco tuvo muy presente en su relato a Chiara, la beba que perdió a horas de dar a luz. "En tres semanas más o menos nace Sofía, mi obstetra quiere sacarla antes y con el miedo y los recaudos, sería una manera de quedarnos tranquilos, y estoy haciendo todos los deberes. Estoy haciendo reposo pero de golpe se me ocurre algo y llamo a todos a casa y armamos una canción", afirmó la esposa de Ricardo Pini.

Dados los antecedentes y la edad, los médicos le dedican una estricta atención a Panam: "Me detectaron trombofilia y a partir de ahí los médicos me cuidan de una manera muy exhaustiva, con muchos controles, me inyecto medicamentos, a las embarazadas les salta la glucemia así que estoy con insulina y con todos los cuidadlos para que esta nena pueda nacer sana y como todos esperamos".

En un giro dramático, Panam se animó a revelar los sentimientos encontrados que procesa: "Ahora que falta tan poco se me cruza todo lo que me pasó en el 2013 trato de ponerme a rezar, de ponerme a crear algo que me haga bien a mí y a Luca. (...) Con Luca (5) jugamos a ver cómo vamos a recibír a Sofía, el otro día de la nada, me dijo 'mamá espero que a Sofía no le pase lo que le pasó a Chiara', lo abracé y se me cayeron las lágrimas y después empezamos a jugar y armamos una canción". 

Para cerrar, Laura Franco sintetizó su añoranza: "Lo único que desea es que su beba nazca, para poder estar con ella, con su hijo Luca y su marido: "Solo quiero tenerla en brazos, conmigo. A Chiara la tuve en brazos, pero no queiro hablar de eso, es muy duro y no se lo deseo a nadie, pensé que no me iba a pasar, pero me tocó y ahora Dios me hace vivir este momento". Y ojalá así sea.