Mirtha Legrand, íntima: "Hubo un actor que se enamoró de mí. Y aunque yo no sentía lo mismo, me gustó que me lo dijera" - Ciudad Magazine

Mirtha Legrand, íntima: "Hubo un actor que se enamoró de mí. Y aunque yo no sentía lo mismo, me gustó que me lo dijera"

La diva charló y posó para la revista Gente desde su casa, antes de su regreso a la pantalla de El Trece con sus almuerzos y cenas de los fines de semana.

Mirtha Legrand posó en su casa para la revista Gente.

"La lucha contra el paso del tiempo es una batalla perdida. No se puede luchar contra los años. Muchos hablan y cuando tengan mi edad no van a saber cómo se llaman. (...) Por otro lado, odio la gimnasia. Para mí te arregla el cuerpo, pero te desarregla la cara. ¡Tanto gesticular arruina la expresión!".

Coqueta, inteligente, carismática y... ¡diva! Así es Mirtha Legrand, la conductora récord, que hace 47 años almuerza en televisión.

Antes de su regreso a la pantalla de El Trece con su programa, que marca agenda y es un súper clásico, habló y posó para la revista Gente desde la intimidad de su departamento de la avenida Libertador en Palermo. La charla transitó por su familia, su profesión, su físico y más.

"Extraño a Daniel (Tinayre, su marido por 48 años). Sin él, me falta un referente. Vivimos tantas cosas juntos...", recordó Mirtha. Entonces, la periodista comentó: "Usted ha revelado que le perdonó infidelidades". La diva, con elegancia, contestó: "De eso no voy a hablar... (hace una pausa, pero sigue) Tinayre era un hombre al que le gustaban mucho las mujeres. Era muy buen mozo. Pero a la que quería era a mí. Yo sabía que yo era su mujer y su amor. Vos te das cuenta cuando un hombre te quiere. Eso es lo que sigo extrañando. No el beso en la boca, sino aquel 'Chiquita, abrigate que hace frío'. Extraño tener a alguien que se ocupe de mí. (...) Por ejemplo, no podría volver al cine. Siento que ningún director podría cuidarme tanto como Daniel. Él se fijaba hasta si el soutien que tenía puesto me hacía buenos pechos. Tenía un gran sentido estético".

Sobre sus posibles "tentaciones", Mirtha reconoció: "Puede ser, pero nunca me di cuenta, y creo que es lo mejor que me pudo haber pasado. Lo tomo como cotesía, amabilidad, admiración. A nada le temo más que al ridículo. Ahora la veo a Viviana Saccone (46) con el novio (Santiago García Rosa, de 21 años), que hizo de su hijo en La Cabra y digo ¡chapeau! ¡Qué notable es el amor! Hubo un actor que se enamoró de mí. Y aunque yo no sentía lo mismo por él, me gustó que me lo dijera".

"No voy a hablar sobre si Daniel fue infiel o no. Tinayre era un hombre al que le gustaban mucho las mujeres. Era muy buen mozo. Pero a la que quería era a mí. Yo sabía que yo era su mujer y su amor. Vos te das cuenta cuando un hombre te quiere".

El tema de la edad y su imagen tampoco quedó afuera: "La lucha contra el paso del tiempo es una batalla perdida. No se puede luchar contra los años. Muchos hablan y cuando tengan mi edad no van a saber cómo se llaman. (...) Por otro lado, odio la gimnasia. Para mí te arregla el cuerpo, pero te desarregla la cara. ¡Tanto gesticular arruina la expresión! Nada me gusta más en la vida que comer. Ahora mismo me comería un tostado o una pizza. O un té con scons. Soy de ascendencia española y tengo tendencia a engodar. ¡Es un sacrificio! Pero para mi edad estoy muy bien".

Sobre su relación con sus bisnietos, Ámbar (12), Silvestre (7) y Alí (3), hijos de su nieta Juana (32), Mirtha contó: "Nunca tuve problemas con la palabra abuela. Hasta mis bisnietos me dicen 'abu' o 'abuelita'. Ámbar se pone mis anillos, es muy femenina. El otro día me dijo '¿Abu, ¿vos te ponés spray en el pelo? Porque a mí no me gusta tocarte y que tengas spray'. Así que, cuando está ella, no uso (se ríe). También me reta si me pongo un tapado de piel. Yo le digo que son de criadero, pero ella se planta: '¿Vos sabés los animalitos que hubo que matar, abu?'. Es adorable".

Abuela, madre, conductora... diva. Mirtha Legrand vuelve a la televisión una vez más, como todos los años, desde hace casi medio siglo. ¡Chapeau!

TE PUEDE INTERESAR