Lizy Tagliani, entre los éxitos y la nostalgia: "Deseo muchas cosas del pasado, como volver a tener charlas con mis papás, que ya no están" - Ciudad Magazine

Lizy Tagliani, entre los éxitos y la nostalgia: "Deseo muchas cosas del pasado, como volver a tener charlas con mis papás, que ya no están"

La actriz habló con Ciudad.com de su desembarco en calle Corrientes con Casa Fantasma, la vuelta al Bailando y su vida personal.

Lizy Tagliani: "Soy muy nostálgica, deseo muchas cosas del pasado, como volver a tener charlas con mis papás" (Foto: Web)

Ella ya conoce el sabor de trabajar en calle Corrientes, pero esta vez la emoción es distinta, porque vuelve al ruedo teatral en grupo, tras ser reconocida como la figura "revelación" de Villa Carlos Paz. Lizy Tagliani, la actriz que irrumpió en el Bailando 2014, debuta el sábado 21 en el teatro Astros con Casa Fantasma, comedia que protagoniza Pedro Alfonso, Emilio Disi y Freddy Villarreal.

Feliz con su presente laboral, Lizy habló con Ciudad.com de su experiencia teatral, sus deseos más íntimos y el iminente regreso a la pista de ShowMatch. Y adelanta: "Voy por todo. Me encantaría ganar el Bailando".  

"Estoy muy contenta de estar en Casa Fantasma, porque es un trabajo que me dio un montón de satisfacciones. Estoy emocionada y me gusta compartir esta situación con mis compañeros".

-Volvés a calle Corrientes con Casa fantasma, una comedia más popular y comercial. ¿Cómo te preparás para este regreso al teatro porteño?

-Lo vivo con mucha energía. Estoy muy contenta de estar en esta comedia, porque es un trabajo que me dio un montón de satisfacciones en Carlos Paz. Y ahora, estar en la calle Corrientes es muy emocionante. Más allá de que yo ya estuve con mi unipersonal, estar en esta situación me gusta porque tiene que ver con un elenco, con el compartir con los compañeros. Así que estoy muy feliz.

-Este verano fuiste revelación, incluso ganaste el Premio Carlos. ¿Esperabas tanto amor y reconcomiendo de la gente?

-No esperaba nada de todo lo que me pasó. Sabía que la gente que pasa por la pista de Marcelo Tinelli llega más al público, porque Marcelo es como esos dueños de casa que vos llegás y te dice: "¡Pasá, ahí tenés la heladera y agarrate todo lo que quieras". Y está en uno saber dosificar y respetar la casa del otro. Él hace que la gente te ame, sabe cómo hacer para mostrarte de la mejor manera posible... Yo todo esto lo veía en otros personajes, pero nunca imaginé que me podía pasar a mí. Honestamente, me sorprendió muchísimo todo lo que viví en Carlos Paz: los premios, el reconocimiento de la prensa, de la gente, de mis compañeros. Eso me puso muy contenta.

"Marcelo Tinelli hace que la gente te ame. Veía que lo hacía con otros personajes, pero nunca imaginé que me podía pasar a mí".

-¿Este presente laboral supera lo que habías soñado cuando eras 'Luisito', como vos misma decís en tus monólogos?

-Me voy sorprendiendo minuto a minuto. La vida ha sido muy generosa conmigo, desde siempre, más allá de la popularidad. Desde cuando pude tener mi peluquería y pude insertarme en el mundo laboral, antes de ser Lizy. Siempre, independientemente a la popularidad, la vida me ha dado oportunidades y revanchas.

 

-Florencia de la Ve reconoció que la primera vez que se sintió verdaderamente feliz fue cuando se vistió de mujer. ¿Vos recordás qué sentiste ese primer día?

-A mí no me modificó mucho el tema de la ropa de mujer. El momento más feliz, con respecto a ese tema puntual, fue cuando mis papás me dijeron: "El día que vos te quieras vestir de mujer, nosotros te compramos la ropa, no andes pidiendo por ahí". Porque yo iba a la casa de mis amigas y salía vestida con ropa de ellas. Mis padres me apoyaron siempre en todo: cuando hablamos y ellos entendieron que yo era feliz siendo Lizy, fue el momento de mayor felicidad, porque la esencia está en la familia. 

"Mis padres me apoyaron siempre en todo. Cuando ellos entendieron que yo era feliz siendo Lizy, fue el momento de mayor felicidad".

-¿Creés que ellos ya veían algo en vos, avizorando que llegarías a ser artista?

-No tengo más ni a mi mamá ni a mi papá, pero ellos siempre me apoyaron y me estimularon a que haga lo que quiera hacer, de la mejor manera posible, sin molestar ni meterme con el otro. La familia es primordial en cómo uno encara el mundo.

-Entre tanto trabajo, ¿encontraste el amor de algún caballero?

-Estoy feliz, disfrutando este momento y, la verdad, me doy algunos gustitos. Pero amor, amor... no sé si llamarlo. Soy una persona que se da a las relaciones, no sólo sentimentales. Soy abierta a conocer gente. No soy de las que van por la calle y le dicen un piropo y siguen caminando con cara de traste. No tengo esa histeria. Si me dicen algo lindo lo disfruto y lo agradezco. Entonces, eso me lleva a conocer a gente todo el tiempo, ¡que no significa que tenga relaciones con cualquier tipo! Pero en ese conocer gente, con algún que otro he tenido algún tipo de afinidad.

 "Quiero tener una pareja porque me doy cuenta que los años pasan y, si bien tengo muchas amigas, a esta edad cada uno ya tiene una familia".

-¿Creés que la popularidad acerca o espanta candidatos?

-Yo creo que la popularidad los espanta, porque hay mucha gente que no tiene resuelta, como aparentemente creemos, esto de estar en contacto con los medios, porque tiene otra realidad. Por ahí yo conozco a alguien que no es conocido, que vive en San Vicente, y tengo que entender que esa persona tiene otra vida y que, por ahí, no le copa la exposición o le da miedo.

-¿A vos te gustaría blanquear una relación y formar tu propia familia?

-Me haría muy feliz. Hay muchas cosas que me gustan, pero eso es lo que más deseo. Quiero tener una pareja porque me doy cuenta que los años pasan y, si bien tengo muchas amigas, a esta edad cada uno ya tiene una familia. Nunca estoy sola, pero tener una relación de pareja me encantaría.

"Me encantan los chicos, pero no me interesa en absoluto ser madre. No sé si hay algo que no superé".

-¿Te gustaría ser madre?

-Me encantan los chicos, pero no sé si hay algo que no superé, o no sé cómo denominarlo, pero no me interesa en absoluto ser madre. Lo que sí me gustaría es apadrinar a alguien que lo necesite para poder devolver y agradecer todo lo bueno que la vida me dio… Pero no siendo madre.

-¿Cuando volvés a tu casa después de un día rodeada de gente, de trabajo, qué cosas pensás?

-Cuando estoy sola, soy muy nostálgica. Deseo muchas cosas del pasado, como volver a tener charlas con mis papás, que ya no están, o recuerdo cosas que he vivido. Pero aclaro que mi nostalgia no tiene nada que ver con la depresión. No soy el payaso que está solo y llora. Pero soy muy nostálgica de lo que me ha pasado, con lo bueno y con lo malo. De hecho, el otro día estaba sentada en el sillón y me digo: "¡Basta!". Tampoco puedo estar viviendo en el pasado o pensando en lo que va a pasar después. Tengo que vivir lo que me pasa en el "ahora", pero ni bien terminé de decir "Yo vivo el ahora", me di cuenta que ya había pasado. Entonces dije que uno tiene que ser como quiere y vivir en el ritmo que quiere...

"Cuando estoy sola, soy muy nostálgica. Deseo muchas cosas del pasado, como volver a tener charlas con mis papás, que ya no están, o recuerdo cosas que he vivido. Pero aclaro que mi nostalgia no tiene nada que ver con la depresión".

-¿Alguna vez hiciste terapia?

-No, nunca. No sé si no lo necesito, pero no hice nunca. No tengo grandes confidentes, lo que tengo que contar lo cuento, no quiero secretos. Cuando uno quiere contar, tiene que contar. Y cuando algo sale de mí, ya no me pertenece.

-En el teatro, en tu unipersonal, hacías una especie de terapia...

-Eso puede ser, porque a mí me encanta contar todo. No tengo problemas en contar todo lo que he vivido. No tengo el pudor de decir si era pobre o contar cosas de mi familia.

-¿Seguís yendo a tu casa de la infancia?

-Siempre. No hay nada que me guste más que ir a mi casa. El otro día fui y me encontré con mi vecina Mirta, que yo la nombro en mi espectáculo, y se puso a llorar. Mis vecinos se emocionan porque saben cómo era mi familia y lo mucho que disfrutarían este momento mío.

-Venís de una familia trabajadora, que nunca te hizo faltar nada, pero recuerdo que renegabas del trabajo de tu padre, que era carnicero.

-De chica no me daba cuenta del verdadero esfuerzo que hacía mi padre para que a mí no me falte nada. No sé, yo me creía la hija de Lady Di, y no soportaba ser la hija de un carnicero. Pero hoy, de grande, me doy cuenta lo confundida que estaba. Soy lo que soy gracias a que mi padre era carnicero y mi madre mucama. Y estoy orgullosa de ellos.

-Saliendo de la nostalgia, volvés al Bailando. ¿Esta vez vas por todo?

-Sí, voy por todo. Me encantaría ganar el Bailando. Primero, para tener asegurado trabajo en 2016; segundo, para poder cumplir un sueño y para mostrar más cosas: hacer divertir a Marcelo y a la gente.

TE PUEDE INTERESAR