Marcela Feudale, tras la difusión de su foto recién operada: "Era una selfie en la que me hice la Sherezade, fue con humor" - Ciudad Magazine

Marcela Feudale, tras la difusión de su foto recién operada: "Era una selfie en la que me hice la Sherezade, fue con humor"

La panelista se operó la nariz y las bolsitas. Luego, compartió su imagen en Infama, sin imaginar la repercusión que tomaría. Su descargo en Ciudad.com.

Marcela Feudale, tras la difusión de su foto recién operada: "Era una selfie en la que me hice la Sherezade, fue con humor" (Foto: Ciudad.com y Web)

Decidida a dejar atrás las imperfecciones que le molestaban, Marcela Feudale aprovechó sus vacaciones de Infama para pasar por el quirófano.

El martes 17, la locutora se puso a disposición del cirujano Daniel Félix, quien ya le había retocado el busto en 2013, para "corregir" lo que no le gustaba: la nariz y las bolsitas.

"Era una foto graciosa, una selfie en la que me envolví con una túnica y me hice la Sherezade. La gente tiene que entender que uno tiene humor. Cuando no te reís sos un agrio; y si te reís te dicen que sos una ridícula. Hay que relajar".

"Fue una intervención simple: me retoqué la nariz, sin tocar el hueso, porque yo tenía un piquito. Lo que hizo el doctor fue sacarme el cartílago de la nariz y hacerme un pequeño injerto. No hubo golpe, no rompió huesos, nada. Simplemente, tenía un piquito de cigüeña, no tenía porqué bancármelo, y me lo saqué. También me hice los párpados inferiores. Me saqué las bolsitas", le dijo Marcela a Ciudad.com.

Pero al abandonar la institución médica, Feudale consideró gracioso pasarle una foto a Rodrigo Lussich para que muestre su postoperatorio en Infama, y le envió una selfie al mejor estilo Sherezade -protagonista de Las mil y una noches-, camuflando su rostro con una túnica. La difusión del retrato generó revuelo en las redes sociales, ya que el aspecto morado de sus ojos y la venda en la nariz impactaron.

"Pensé que era divertida la foto. No siento dolor, no estoy tomando ni calmantes. Tengo que hacer reposo y ponerme hielo en la cara para que no se hinche", aclaró Feudale, minimizando las críticas.

Lejos de tomar a pecho los comentarios y los cuestionamientos de la gente, concluyó: "No me importa lo que digan los demás. La foto de ayer me parecía divertida por eso se la pasé a Rodrigo, ¡pero he leído cada pavada en Twitter! Era una foto graciosa, una selfie en la que me envolví con una túnica y me hice la Sherezade. La gente tiene que entender que uno tiene humor. Cuando no te reís sos un agrio; y si te reís te dicen que sos una ridícula. Hay que relajar", sostuvo, conforme con la decisión tomada y sin dejarse llevar por el qué dirán.

TE PUEDE INTERESAR