Rial y un conmovedor inicio de Intrusos en homenaje a Sofovich: "Se fue el contricante que más quise"

El conductor comenzó su programa de este lunes con unas emotivas palabras hacia su colega. "No habrá otro productor como él", destacó.

Jorge Rial comenzó su programa con unas emotivas palabras hacia Gerardo Sofovich

En la mañana de este domingo, el mundo del espectáculo amanecía con un inmenso dolor luego de darse a conocer la noticia sobre el fallecimiento de Gerardo Sofovich, desencadenada por un shock hipovolémico tras una hemorragia digestiva grave.

Su personalidad le ha valido grandes amistades en la farándula, aunque también protagonizó varias peleas mediáticas. Una de ellas se dio con Jorge Rial, con quien mantuvo varias idas y vueltas televisivas.

A pocos minutos de comenzar Intrusos, en su emisión de este lunes, el conductor optó por recordar al director y productor a su manera y dedicarle varias palabras, ante la presencia de sus panelistas.

La muerte no abuena a nadie, ni a Gerardo, ni cuando me toque a mí, ni a ninguno de ustedes. Uno llega ese día con toda la carga de la vida, con todo lo bueno y malo que fuiste. Nosotros somos arquitectos de esa vida que decidimos vivir. Y así vivió Gerardo”, comenzó diciendo Jorge frente a cámara, luego de un clip recordatorio.

Segundos después, se refirió a su experiencia personal con una de las figuras artísticas más importantes de la Argentina: "No era el mejor hombre del mundo, como yo no lo soy tampoco. Tenía un ego enorme, era soberbio, a veces maltrataba a la gente y se creía el centro del universo. Pero también era un tipo muy cariñoso, cuando te regalaba la amistad era inquebrantable, estaba dispuesto a escucharte. Era un tipo talentoso. No hubo ni habrá otro productor como él. Era de una cultura absoluta pero, lejos de quedarse en eso, decidió volverse a otra, tal vez mirada de reojo, que es la cultura popular", manifestó.

Además, reveló su interés por Sofovich, a pesar de mantener un distanciamiento: “Yo sabía absolutamente todo lo que él hacía. Cuando estuvo internado en octubre pasado, yo tenía dos o tres partes médicos. La verdad es que nos debíamos un café y no nos dimos la chance”, contó.

En ciertos momentos, Rial se mostró angustiado al referirse a su colega: “Ojalá pueda aprender de esto para cambiar ciertas cosas. Ojalá esa sea la ultima enseñanza que me deje Gerardo”, expresó.

Por último, el autor del libro Yo, el peor de todos, destacó las aptitudes profesionales de quien supo ser su gran amigo: “Cambió el estilo de hacer televisión, tal vez eso lo hizo creerse todo poderoso, incluso con la muerte. No podíamos volver de esa pelea por orgullo. Así que estuvimos estos años mirándonos de reojo. Pero él trataba de saber cómo estaba yo, y yo cómo estaba él. Era muy rara esta relación. Es un tipo importantísimo en la televisión y lo fue en mi vida”, concluyó.