Gerardo Sofovich, el hombre orquesta: plumas, cámara y acción

En sus 77 años, se convirtió en un emblema del ambiente artístico: era director, productor, guionista, conductor y actor. Aquí, un repaso de una prolífica carrera que dejó su marca.

Gerardo Sofovich, dueño de una extensa carrera (Fotos: Web).
Gerardo Sofovich, dueño de una extensa carrera (Fotos: Web).

El domingo a las 7 de la mañana, Gerardo Sofovich murió a causa de una hemorragia interna en la Clínica Suizo Argentina. Tenía 77 años y la mayor parte de ellos se los dedicó a su carrera en los medios, sin dudas una de las más extensas y prolíficas que se recuerden.

En la década del sesenta, con poco más de veinte años, Gerardo ingresó a la televisión como guionista y director. Pero no lo hizo solo, sino de la mano de su hermano Hugo Sofovich, con quien conformó una dupla exitosísima hasta que, por conflictos personales, se disolvió en su apogeo.

Algunos de los programas que llevó adelante Gerardo se transformaron en hitos como Operación Ja Ja, ciclo en el que debutaron grandes del humor como Alberto Olmedo, Javier Portales y Pepe Soriano, junto a muchos otros. Entre los sketches humorísticos, se destacaban La mesa de café (que luego se convertiría en Polémica en el bar) y La peluquería de Fidel, que da origen a La peluquería de Don Mateo. Si bien el programa debutó en los sesenta, tuvo una segunda etapa en la década del ochenta donde participaron Jorge Porcel, Rolo Puente, Juan Carlos Altavista, Miguel Ángel Cherutti y más figuras.  

 

 

 

 

Sin dudas, La peluquería de Don Mateo y Polémica en el bar se transformaron en dos programas insignia de Sofovich, que tuvieron distintas versiones y protagonistas a lo largo de cinco décadas, siempre bajo la dirección de Gerardo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Otro ciclo histórico de Sofovich fue La Noche del Domingo y en la última parte de su carrera brilló como jurado de Bailando por un sueño y en su más reciente participación junto a Guido Kaczka en el exitoso ciclo Los 8 escalones, donde había conquistado a una nueva generación.

 

 

 

 

El cine también fue un lugar donde Gerardo pudo dejar su marca gracias a títulos como Los doctores las prefieren desnudas, Los caballeros de la cama redonda, La guerra de los sostenes, La noche viene movida, Las minas de Salomón Rey, Me sobra un marido, Johny Tolengo, el majestuoso, Camarero nocturno en Mar del Plata, Las muñecas que hacen ¡Pum!, entre tantos otros filmes de tono picaresco. Como actor, Sofovich participó en El desquite, en el año 1983, y En retirada en 1984.

 

 

 

 

 

 

 

 

Por último, el teatro se convirtió en un semillero de estrellas impulsadas por Gerardo, a través de sus espectáculos revisteriles y comedias: Moria Casán, Florencia de la Ve, Pamela David, Silvina Luna y Nazarena Vélez son solo algunos nombres que el productor hizo brillar sobre las tablas de Calle Corrientes y en las temporadas de verano. Entre sus espectáculos se encuentran El champán las pone mimosas, No somos santas, Corrientes esquina glamour, Delicadamente inmoral, Pobres pero… casi honradas, La fiesta está en el Tabarís y muchos más títulos.

 

 

 

 

Un hombre de carácter, estricto y, por sobre todas las cosas, un apasionado de su profesión. Un trabajo que quedó inmortalizado en cada una de sus creaciones y que el público nunca olvidará.