Raquel Mancini, sin filtro contra la madre de Fabián Rodríguez: "¿Qué podés esperar de una señora que abandonó a su hijo a los cuatro años?"

La exmodelo entró en cólera tras las las duras declaraciones de María Inés. Y la actriz de Leonas clamó pidiendo que lo "dejen en paz".

Raquel Mancini y su pelea mediática con Nazarena Vélez por Fabián Rodríguez

Madre de Rodríguez: "La familia de Raquel Mancini era desorganizada, entonces Fabián era así porque lo acapararon. Después de que terminó con Raquel tuvo que ir a grupos de autoayuda".

El escándalo mediático entre Raquel Mancini, la madre de Fabián Rodríguez y Nazarena Vélez continúa.

Ahora, la exmodelo salió a contestarle a María Inés González Bellini. Primero, la madre del empresario le puso los puntos en una nota al diario Muy: "Mi hijo era una buena persona, Raquel Mancini no sé por qué dice lo que dijo, que se fije en su familia. Casi no teníamos vínculo con ella, yo sólo pasé un Año Nuevo con ellos y salí diciendo 'suerte que yo me voy de acá'. Nunca me gustaron como familia y se lo he dicho a ella. Fabián tuvo mala escuela con ellos. Era gente especial, 'non sancta'. El hermano de Raquel, por ejemplo, estuvo preso. Ellos eran desorganizados, entonces Fabián era así porque lo acapararon. Después de que terminó con Raquel tuvo que ir a grupos de autoayuda. Ellos iban y venían, pero ella no lo dejaba, era pesada. Le hizo muy mal. No se enamoró de Raquel como se enamoró de Nazarena y le recuerdo a Mancini que cuando Fabián supuestamente se quiso suicidar, hace años, fueron los hermanos de ella los que le hicieron escribir una carta para que el padre de Fabián 'largue la plata', según decían".

Raquel: "La verdad no lo puedo tolerar, no puedo creer tanto conventillo. Tan desubicada la vieja, siempre fue igual. ¿Qué podés esperar de una persona que abandonó a su marido, a Fabián cuando tenía cuatro años, y a sus hermanos, y volvió a los 20 años?".

Mancini, por su parte, se comunicó entre lágrimas con Intrusos, a través de unas notas de audio: "La verdad no lo puedo tolerar, no puedo creer tanto conventillo. Tan desubicada la vieja, siempre fue igual. Lastimó a mi familia, mis papás y mis hermanos llorando por la injusticia, por las barbaridades que dijo. Tengo fotos, les voy a llevar todas las pruebas de todo, hasta de la moratoria que estoy pagando en la que me metió Fabián y por la que me capturaron una camioneta por no pagar mis impuestos. Encima, me tengo que bancar que esta mina hable con esa impunidad cuando durante cuatro años sus hijos veranearon en mi casa de Punta del Este con mis sobrinos. El padre y ella también. Aunque el padre era el único bueno de la familia".

Mancini sumó, picantísima: "La injusticia y la mentira me superan. No lo puedo tolerar. Por ejemplo con lo de la boca (sic) tenían razón en los medios, pero con mi familia no se metan, es sagrada. Tengo mucha angustia y ganas de decir de todo, pero después pienso que no es lo mejor, que no tengo que entrar en el juego de esta señora. Bah, señora, por decirle de alguna manera... Una persona que abandonó a su marido, a Fabián cuando tenía cuatro años y a sus hermanos, y volvió a los 20 años. ¿Qué podés esperar de alguien así? Pero bueno, una mujer a la que se le suicidó un hijo da lástima, pero a mí no. Porque se metió con cosas que no tiene por qué meterse y con mi familia. A mi familia no la tocás, con mi familia no se jode".

Nazarena: "Si Fabián cometió un error, lo pagó con su vida. No voy a hablar de ella (por Raquel Mancini). Dejen en paz el alma de mi marido".

Luego Marina Calabró, a quien Raquel le había enviado sus declaraciones, aclaró que Mancini pedía disculpas por la última frase en la que se refería al suicidio de Fabián.

LA RESPUESTA DE NAZARENA VÉLEZ

Nazarena también habló en Intrusos sobre el tema: "Yo no tengo nada que aclarar, pongo las manos en el fuego por mi marido, nada más. Las voy a poner hasta el día de mi muerte y si me quemo es un problema mío. Me la chu... todos. Si cometió un error, lo pagó con su vida. No te suma nada hacer esto, a la mamá, a los hijos grandes. Me quiero ir del país. Les pido de rodillas que lo dejen descansar en paz. ¡Déjenlo descansar en paz! No voy a hablar de ella. Dejen en paz el alma de mi marido".