Jimena Barón y su divertida "desesperación" por los líos de su hijo y el pedido de ayuda a Paula Chaves ¡y a los hinchas de Boca!

La actriz, que regresó a la Argentina junto a Daniel Osvaldo para que el delantero se sume al Xeneize, contó que Morrison, su bebé, está bastante inquieto. Y pidió consejos.

La divertida desesperación de Jimena Barón en Twitter por su hijo. (Fotos: Twitter)
La divertida desesperación de Jimena Barón en Twitter por su hijo. (Fotos: Twitter)

"Rompe todo. Abre la heladera, los yogures, pinta pisos con yogurt. Apaga y prende las luces. Come labiales y papel higiénico".

Jimena Barón (27), Daniel Osvaldo (29) y el pequeño Morrison (11 meses) hicieron las valijas y -muy felices- regresaron a la Argentina para pasar una temporada cerca de la familia, los amigos y para que el delantero pueda jugar en Boca.

A pesar de lo complicado de una nueva mudanza (Jimena ya acompañó al futbolista en Roma, Southampton, otra vez Roma y luego Inter), la pareja decidió aprovechar que Momo es pequeño y disfrutar del sueño del futbolista de jugar en el club de sus amores.

Ya instalados en Buenos Aires y con Osvaldo presentado oficialmente como nuevo jugador del Xeneize, Jimena volvió a contar sus peripecias en Twitter. Esta vez mostró parte de la rebeldía de su pequeño, que está súper revoltoso y le pidió ayuda a los hinchas que tanto pidieron por su novio: "Los bosteros que prometieron cosas... ¿Dónde están? ¿Alguno puede venir a cuidar a Momo un rato? No doy maásssss".

Rápidamente empezó a recibir mensajes de baby sitters espontáneos, hasta que Paula Chaves apareció en escena y le propuso: "Venite que acá te lo cansamos". Entonces, Jimena aprovechó para deshagogarse: "¡¡¡Ayuda, por favor!!! ¿Te lo dejo y lo paso a retirar el domingo a la tarde?".

La actriz siguió contando las diabluras de su bebé: "Rompe todo. Abre la heladera, los yogures, pinta pisos con yogurt. Apaga y prende las luces. Come labiales y papel higiénico".

Canchera, ya que Olivia (1 año y medio) pasó por varios de estos momentos, Paula le respondió: "¡Seeeeee! ¡Me lo llevo a Carlos Paz! Momoooo".

¡Qué lío!