La casa de Onur y Sherezade: El Diario de Mariana fue a tocar el timbre al hogar de los protagonistas de Las mil y una noches... ¡y mirá qué pasó!

La periodista Noelia Antonelli ingresó al lugar donde vive Halit Ergenç, y tuvo una charla íntima con el galán de la telenovela turca furor. Video.

La picardía criolla se impuso al respeto reverencial y la timidez cuando la periodista Noelia Antonelli se sorprendió al ver cómo el galán de Las mil y una noches la recibió en su mansión de Estambul, al que llegó sin previo aviso. Desde un móvil en Turquía, la enviada especial de El Diario de Mariana relató con lujo de detalles cómo fue que logró la hazaña de mantener una charla íntima con el galán del momento.

Noelia Antonelli: "No sé cómo estará en las fotos, ¡pero en vivo está tan lindo! Esto va más allá, dejemos mi condición de embarazada de lado porque sabemos que estoy fuera de juego. Pero de verdad, tiene algo que todo el mundo me lo decía, tiene como la mirada baja y es por demás amable".

"No sé cómo estará en las fotos, ¡pero en vivo está tan lindo! Esto va más allá, dejemos mi condición de embarazada de lado, porque sabemos que estoy fuera de juego. Pero de verdad, tiene algo que todo el mundo me lo decía, tiene como la mirada baja y es por demás amable", elogió la notera de El diario de Mariana, quien espera a su primer hijo, fruto de su relación con Federico Seeber, el actual conductor de Telenoche.

Claro que por la naturaleza de la empresa que emprendía, la morocha compartió las vicisitudes que experimentó hasta lograr la audiencia privada con quien personificó a Onur: "A mí ya me habían advertido que ellos son muy celosos de su intimidad, y no les gusta que nadie se acerque a la casa, de hecho son mega famosos acá y todo el mundo los respeta muchísimo. Es un barrio al que cualquiera puede llegar, pero nadie va a molestarlos ni nada. Pregunté a los vecinos cómo eran hasta que una señora me aconsejó que les toque timbre, que entre a la casa y hable con él, que era un hombre súper accesible y muy inteligente. Entonces, subí la escalera y toqué el timbre, pero me temblaban las piernas".

La audaz forma de conseguir la nota con el actor fue una anécdota muy divertida, facilitada por la hospitalidad de las empleadas domésticas, con quienes la cronista se comunicó en inglés. "Lo vengo a buscar a Halit. De parte de Noelia, soy productora", recreó Antonelli el diálogo que mantuvo con el ama de llaves, admitiendo haber dejado un halo de misterio respecto de su verdadera profesión.

Ya con un pie dentro del hogar que comparte con Bergüzar Korel, su esposa y Scherezade en la novela, la cronista relató: "La empleada me dijo que pase. Me dijo que los turcos son muy hospitalarios y se ofenden cuando no aceptás las invitaciones. Por eso me parecía descortés no aceptar y fue una pena que la cámara quede afuera. No sé, Mariana (Fabbiani), qué hubieras hecho en mi lugar, pero yo entré como piña (risas). Esto es profesional. Entonces, escucho que la señora habla y alguien con voz bien de hombre le responde. Me pidieron que me saque los zapatos y antes pensé si tenía hechos los pies... y después me descalcé (risas). Ahí veo que bajan las escaleras dos piernas y un jogging gris. Era Onur. La casa es muy blanca, tenía los juguetes del nene… ¡Y todo lo que falta que cuente!".

Con un poco de sana envidia, Mariana Fabbiani remató en broma: "Para mañana quiero más, porque no te voy a dejar dos días paseando en Estambul. Hasta ahora estás haciendo un trabajo increíble".

Mirá el video con el momento en que la notera de El Diario de Mariana entró a la casa de Onur y Sherezade.