Después del móvil con Graciela Alfano, Matías Alé lloró y justificó sus polémicos tweets: "Fueron una forma de decir ¡Dejen de hincharme los huevos! "

El actor habló en Desayuno Americano de la angustia que le generó el fuerte cruce que protagonizó en Intrusos con su ex.

Matías Alé y los enigmáticos tweets a Graciela Alfano: "No fueron una amenaza "

Pese a que su amor quedó en el pasado, los rencores y las diferencias son ineludibles cada vez que se ven. El miércoles 29, Matías Alé y Graciela Alfano se cruzaron en Intrusos. Ubicados cada uno en un móvil diferente, aceptaron saludarse, pero lo que predominó fueron las burlas, los agravios y el pase de viejas facturas.

La exvedette aprovechó el cruce televisivo para recriminarle a su ex por los tweets que escribió –enigmáticamente y sin arrobar a Alfano- a mediados del año pasado. Mensajes que identificó para ella.

"Las agresiones siempre son de su lado, con un enojo que desconozco, con algo que ya prescribió, caducó, ya hace 6 años que no tiene acceso a hacerme callar la boca".

LOS POLÉMICOS TWEETS DE ALÉ:

En un contexto de agresiones y pases de facturas, Matías Alé quiso ponerle un freno a las agresiones que recibía de Graciela en Este es el Show y se despachó con tweets encubiertos: "Si vas a mentir sobre mí, entonces, no te va a molestar que yo diga la verdad sobre vos. No te olvides que fueron muchos años de saber cosas. tal vez creés que sos un "Cordero" de Dios. En Río podría haber ido a visitar un es tuyo pero me dio miedo entrar, o era en Colombia? Ahhh, sí, en los dos lugares", tuiteó Alé en julio de 2014.

Los mensajes quedaron "picando" en la cabeza de Alfano y pidió que los aclare, ayer, en el programa de Jorge Rial. Pero el clima se crispó y se dijeron de todo.

Más tranquilo, Matías habló esta mañana con Desayuno Americano y no ocultó su malestar. "Lo vuelvo a escuchar y no lo puedo creer (…) Yo no sabía lo del móvil. No sabía la rutina del programa y no sabía que estaba ella para salir al aire, por otro tema. Cuando Jorge me ofrece saludarla, yo no tengo nada en contra de Graciela, y le dije que sí. No tenía inconvenientes en cruzarme, me empecé a divertir con la situación y me dirigí con respeto, como hago siempre", dijo, avergonzado por lo sucedido.

"Los tweets fueron una manera de decir: 'Loco, paremos la mano, yo no estoy en tu misma sintonía y no tengo ganas de agredirte' (…) No fue una amenaza, no fue nada. Ella no está arrobada y se hizo cargo".

Luego, quiso remarcar que la que encendió el móvil con comentarios hirientes fue Graciela, esgrimiendo que él se escudó en el humor. "Las agresiones siempre son de su lado, con un enojo que desconozco, con algo que ya prescribió, caducó; ya hace 6 años que no tiene acceso a hacerme callar la boca o a poder ser, como fue, en este móvil ayer conmigo", agregó Alé.

La duda sobre los tweets de Matías quedó fuertemente instalada y, sin ánimos de ahondar, dio una -todavía más enigmática- explicación al respecto: "Quiero aclarar que los tweets fueron hace seis meses, después de que yo estuve cuarenta días en el Mundial. Cuarenta días donde, sistemáticamente, yo recibí agravios en Este es el Show y desde el Bailando. No de todos, especialmente de Graciela, que decía que yo le había robado... No tengo ganas de retroceder siete meses en mi vida. Los tweets fueron una manera de decir: 'Loco, paremos la mano, yo no estoy en tu misma sintonía y no tengo ganas de agredirte' (…) No fue una amenaza, no fue nada. Ella no está arrobada y se hizo cargo. Esos tweets fueron una forma de decir: '¡Dejen de hincharme los huevos!", manifestó, dándole un cierre al tema.

Movilizado por lo vivido, Matías asumió públicamente que, al finalizar la nota con Rial, rompió en un llanto desconsolado: "Me angustié mucho, porque me duele, porque ella hizo referencia a años que para mí habían sido muy lindos y los tomó de una forma muy despectiva. Me duele porque para mí fue una gran historia de amor (...) Graciela sabe cómo lastimarme", finalizó.