Rocío Oliva y su furiosa catarsis por WhatsApp contra Maradona, antes de la reconciliación: la respuesta de Diego

En tiempos de enemistad, la actual del Diez estalló por mensaje de texto contra el exfutbolista y Verónica Ojeda.

Antes de este presente idílico, donde el amor entre Diego Maradona (54) y Rocío Oliva (23) pareeece estar triunfando, pasó mucha agua debajo del puente.

La relación del Diez y la blonda sufre constantes fluctuaciones por la presencia tácita de Verónica Ojeda, la mamá de Dieguito Fernando, lo que enfada a Rocío, al punto de no contener ni ahorrar en insultos para con Maradona ante cada enojo.

Diego a Rocío: "Date importancia vos y dejá a la otra de lado, esa es tu enfermedad. Estoy podrido de saber cosas por tus celos".

En esta oportunidad, Intrusos hizo pública la catarsis furiosa de Oliva contra Maradona vía WhatsApp, a raíz del viaje de Ojeda a Dubai. En octubre pasado, Verónica llevó a su hijo a ver al padre a los Emiratos Árabes, y su estadía en la misma casa que ella vivió la hizo estallar a Rocío.

El celular de Diego no paró de sonar. Pero con asombrosa tranquilidad, el exfutbolista le escribió a Oliva: "Rocío, date importancia vos y dejá a la otra de lado, ésa es tu enfermedad. Si no querés hablar conmigo, decilo y listo. Estoy podrido de saber cosas por tus celos".

Ese mensaje detonó la ira de la joven, quien no tardó en responderle con violencia, según relataron en el programa de Rial. "Vos me prometiste que la mina ésa no iba a estar en nuestra casa y en este momento está ahí. Donde me entere que duerme en casa, se terminó lo nuestro, para siempre. Y que están de luna de miel los otros muertos de hambre en Dubai… Mierda que te robaron mucha plata y la gozan en tu cara. Me apagaste el celular, ya con eso me alcanza para saber que no te importo. Chau", le escribió.

Rocío a Diego: "Y yo me doy importancia, querido. Soy hermosa, tengo lindo cuerpo, sé hablar, soy educada, fina... Todo lo contrario a la 'boliviana'…".

Con la sangre caliente, agregó un mensaje repudiable y discriminatorio: "Y yo me doy importancia, querido. Soy hermosa, tengo lindo cuerpo, sé hablar, soy educada, fina... Todo lo contrario a la 'boliviana'…".

Este desahogo por celular fue previo a que Diego levante la denuncia que la involucraba como una de las sospechosas por el hurto de sus objetos personales y cuando aún la reconciliación estaba en pañales.

"Basta, ya fue, se terminó. No me cagás más. No me importa nada la denuncia. No quiero saber más nada. Se terminó. Sos un reverendo forro. Andá a boludear a otro lado. Te odio, Diego. Me lastimaste tanto, me hiciste tantas cosas, y seguía confiando (…) Put…, garca, mentiroso, olvidate de mí, ya sé toda la verdad. Te odio, Diego. No estoy más en tu vida, andá a jugar con otra forra. Listo, seguí haciéndote el vivo, sos una porquería y un mentiroso. No me saques ninguna denuncia".

Pese a esos tiempos violentos, el tiempo curó heridas y hoy están juntos. El amor parece estar triunfando. Parece.