Evangelina Salazar y su trato con Guillermina Valdés: "No nos vemos pero hablamos por teléfono"

La exactriz, en un diálogo radial con Catalina Dlugi, habló de las rupturas amorosas de sus hijos: Julieta y Sebastián Ortega. "Lo viví con dolor", dijo.

Evangelina Salazar y su trato con Guillermina Valdés. Nota en Agarrate Catalina.

"Las separaciones las vivimos con mucho dolor, no fue fácil para nosotros. Si bien los chicos lo vivieron con un sufrimiento lógico, nosotros hicimos todo lo posible para que eso no pasara. Pero es su vida".

Su perfil bajo hizo que sus años dentro del medio artístico no la tornen una mujer mediática. Y eso que es la cabeza de un importante clan familiar: el Ortega.

Evangelina Salazar le dio una nota a Catalina Dlugi para su programa radial de La Once Diez. ¡Y habló de todo!

Iniciando la charla, Salazar contó que renovará sus votos matrimoniales con Ramón "Palito" Ortega para poder compartirlo con sus nietos. "Nos vamos a volver a casar porque se lo prometimos a nuestros nietos", dijo.

Opuestamente a lo que es su relación de toda una vida con el artista y político, Evangelina también respondió sobre las separaciones que afrontaron dos de sus hijos: Julieta Ortega terminó su pareja con Iván Noble -luego de ser padres de Benito-, y Sebastián Ortega rompió con Guillermina Valdés, con quien tuvo a Dante, Paloma y Helena.

"Con Guillermina no me vi pero nos hablamos por teléfono, por el tema de los chicos. Con Iván sí, permanentemente, porque él quedó muy amigo de toda la familia".

Con los duelos superados, Evangelina señaló: "Las separaciones las vivimos con mucho dolor, no fue fácil para nosotros. Si bien los chicos lo vivieron con un sufrimiento lógico, nosotros hicimos todo lo posible para que eso no pasara, para recomponer la pareja, pero es su vida. En este momento lo que podemos hacer es escucharlos y darles nuestra opinión".

Luego marcó la notable diferencia de lo que es su actual vínculo con Noble y con Valdés, ya que la ruptura de Sebastián con la modelo cosechó algunas internas.

"Con Guillermina no me vi pero nos hablamos por teléfono, por el tema de los chicos. Con Iván sí, permanentemente, porque él quedó muy amigo de toda la familia. Viene todos los domingos que puede a comer un asado... Creo que eso le hace muy bien a Benito, el hijo de él y Julieta. En el caso de Guillermina fue un poco más difícil, pero fue superado. Las cosas están bien. Todo tranquilo", finalizó.

Todo sea por la felicidad de sus nietos.