Brutal agresión al hijo de Adriana en un asalto en la vía pública: "Tuvo un Dios aparte"

La animadora infantil brindó detalles en Intrusos sobre el ataque que sufrió Martín Strauch, cuando iba al colegio y le sustrajeron su teléfono celular.

El martes 28 por la mañana, Martín Strauch, el hijo menor de Adriana Szusterman, sufrió un violento asalto cuando se dirigía al colegio. El joven intentó resistir a la sustracción de su celular y resultó salvajemente golpeado, lo que la indignada reacción de la animadora infantil. La cantante primero se manifestó por Facebook, y luego habló con Intrusos.

"Hoy le tocó vivir a mi familia este horrible momento. Yendo al colegio intentaron robarle a mi hijo. Lo tomaron por la espalda, le golpearon la cabeza con un fierro, le provocaron un corte y lo golpearon", relató Adriana en su cuenta de la red social, donde también compartió varias imágenes de los golpes sufridos por el joven.

"Gracias a Dios está bien. Sólo comparto esta parte de la vida y la gran preocupación e impotencia que me da", expresó la artista, muy angustiada. Más tarde, hizo un llamado a los políticos: "Sueño con una gran mesa en donde se sienten todas las autoridades politicas, oficialistas y opositoras, las fuerzas de seguridad, representantes de la Justicia y representantes del pueblo para que juntos, sin egoísmos, puedan pensar en las soluciones para ciertos problemas urgentes que padecemos. ¡El mérito va a ser de todos!".

En diálogo con Intrusos, la madre del adolescente atacado agradeció: "Tuvo un Dios aparte, porque fue un golpazo, pero no pasó a mayores. A la tarde tenemos una reunión con el comisario del barrio y vamos a hacer la denuncia". Consultada respecto de la decisión de compartir las tétricas imágenes de su hijo golpeado, la cantante infantil explicó: "Fue para ayudar a tomar consciencia, porque esto nos pasa a todos. Que por un celular te partan la cabeza... Es lo que pasó, la verdad, y me parece que hay que contarlo".

Para cerrar la nota, Adriana resumió: "Ahora Martín está bien. Reflexionó y les tendría que haber dado el celular". 

Una desgracia, ¿con suerte?