Jorge Rial quebró en llanto al hablar de la desafortunada frase de su ex: "Mis hijas nunca robaron nada"

El conductor habló en Radio La Red del conflicto con Silvia D´Auro y no pudo evitar las lágrimas al defender a Rocío y Morena tras las declaraciones de su mamá. 

Jorge Rial se quiebra al aire.

"Esto me duele pero no me sorprende. Es la esencia y yo de esto escuché mucho. Y escuché cosas peores que estas, dichas a una de mis hijas".

En medio de un nuevo enfrentamiento con Jorge Rial, Silvia D´Auro lanzó un desafortunado concepto sobre sus hijas, Rocío y Morena: “En un momento tuve que empezar a dormir con la puerta cerrada de mi cuarto, por miedo a que me lastimaran, tuve que ponerle llave a los placares porque Morena me robaba la ropa. Los chicos adoptivos tienen como una historia de que como creen que fueron robados, porque tiene que ver con el tema de los hijos de desaparecidos, tienen una tendencia a robar: robar plata, robar y esconder cosas, porque sienten que fue lo que hicieron con ellos”, dijo en una entrevista con Fernanda Iglesias para Personajes Tv.

El miércoles por la mañana, y tras dejar claro su enojo en Twitter, Jorge Rial habló de las declaraciones de su ex en el pase de Radio La Red con Oscar González Oro y no pudo evitar quebrar en llanto al defender a sus hijas.

Primero, contó cómo reaccionaron las chicas al escuchar a D´Auro: “Me junté antes de ayer con mis hijas y me dijeron que me veían más angustiado a mí que a ellas. Ellas me dijeron que ya habían pasado de página. Por eso me pidieron que no hablara más. Ayer me pasan el link con el video, obviamente mis hijas también lo ven. Es imposible que no lo hagan porque se la mandan amigos por mensaje de texto. Y ahí me pidieron que hablara”.

"Lloro todos los días. Cada vez que lo veo, ¿qué querés que te diga? (se quiebra) No puedo… te dan ganas de… te cansa esto".

Esto me duele pero no me sorprende. Es la esencia y yo de esto escuché mucho. Y escuché cosas peores que estas, dichas a una de mis hijas. Esto les debe meter miedo a los que están buscando ser padres adoptivos porque si alguien que alguna vez las amó… porque calculo que algunas vez lo debe haber hecho. No sé. Porque encima dice lo que dice con nombre, sin importarle dañar a una chica que tiene 15 años”,  aseguró con bronca.  

Luego, aclaró: “Mis hijas conocen su historia, no tienen dudas de nada y si alguna vez alguna de ellas quiere conocer su historia, lo va a hacer. Y nunca robaron nada. Decir que tu hija quedó libre es mentira… Mi hija Morena no quedó libre, está estudiando desde casa porque está peleando con una enfermedad y está dando libre. Lo único que cambió es el lugar, nada más. Está peleando, tiene un doble frente y hacemos todo el esfuerzo posible. Esto es una bomba. El otro día con la nota de Perfil, vi a mi hija Rocío temblando. Y me cuesta mucho remontarla después, a mí me duele más”.

"Cuando nos separamos, mis hijas lloraron, hace poco les pregunté por qué lloraron y me dijeron 'Porque pensamos que nos dejabas solas y que nos iban a matar'".

Entonces, González Oro le preguntó si se había tomado el tiempo de llorar y Rial se quebró completamente: “Lloro todos los días. Cada vez que lo veo, ¿qué querés que te diga? (se quiebra) No puedo… te dan ganas de… te cansa esto”.  Tras varios segundos en silencio, el Negro le preguntó si podía ir a darle un abrazo mientras se escuchaban de fondo los sollozos del periodista.

Muy emocionado y con la voz entrecortada, Jorge dijo: “Les pido disculpas, de verdad. Pero es muy fuerte. No puedo mostrar esta debilidad, pero es muy duro. Muy duro. Yo no quiero llorar porque mis hijas no quieren eso y se van a enojar conmigo por esto. Estoy cansado. Si yo contara… Por Dios. Mis hijas vivieron un infierno, de verdad, y hoy están felices. A veces me equivoco, pero lo estamos tratando de hacer y esto es terrible, son golpes terribles”.

Por último, antes de comenzar con su programa Ciudad Goti-K, relató una anécdota muy fuerte: “Sólo voy a contar una cosa, cuando nos separamos, mis hijas lloraron, hace poco les pregunté por qué lloraron y me dijeron ‘Porque pensamos que nos dejabas solas y que nos iban a matar’”.