Mariano Peluffo y el éxito de MasterChef: "Le metimos contenido a un rubro que había quedado relegado"

El conductor criticó el lugar marginal de la cocina en la TV y habló del escándalo con Crónica TV. Además, la charla íntima con Pablo tras la final.

Mariano Peluffo y el éxito de MasterChef. (Foto: Web)
Mariano Peluffo y el éxito de MasterChef. (Foto: Web)

"La gastronomía había quedado relegada a secciones en programas o en horarios no competitivos. A veces, te dicen ‘che, hoy no hay chivo, la cocina no sale’, como la excusa para facturar. Y cuando dejás de contarle algo a la gente, lo deja de consumir".

Su imagen está íntimamente ligada a los realities, aunque Mariano Peluffo ha demostrado ser un conductor todoterreno en la pantalla chica. Al frente de MasterChef, fue el encargado de manejar los rigurosos tiempos y las necesarias pausas para generar tensión durante el ciclo de Telefe.

Luego de la esperada final que consagró a Elba Rodríguez, Mariano conversó con Ciudad.com sobre el éxito del programa y habló del escándalo surgido a raíz de la publicación de Crónica TV de una placa que revelaba el ganador del concurso. Además, brindó su particular visión de los medios y criticó el lugar marginal que ocupó la gastronomía en la TV.

- ¿Como viviste el último programa?

- La verdad, lo viví con mucha emoción y como la conclusión de un gran ciclo que siempre fue creciendo y se instaló. Cuando lo planteabas al comienzo, un reality de cocina, en un horario y día difícil parecía complicado, pero la gente se enganchó mucho así que súper feliz.

- ¿Esperabas este éxito?

- La verdad, esperábamos que el programa funcionara y cumpliera con las expectativas. No de ganar o no la franja, teníamos que estar arriba de los dos dígitos para que fuera rentable desde lo comercial, independientemente de lo que pasara al lado. Estando en el medio, entendés que un programa puede no ganar la franja y ser un gran negocio igual. El desafío era ese, hacer un programa que funcionara, sofisticado y popular y eso es muy difícil.

- La edición estuvo muy bien lograda.

- Fue muy cuidada y eso invalidaba la posibilidad de hacerlo en vivo. Era cambiar el paradigma de lo que venías contando y cómo lo hacías. O hacer un vivo para los últimos 10 minutos, la vuelta al corte y la resolución. Era más sencillo y guardar el resultado.

"A nosotros no nos hizo mella lo de Crónica TV, fue más negativo para ellos. No entendí la jugada, pero no creo que haya sido una operación de prensa. Cuando jugás al límite, estás más cerca de cruzarlo".

- ¿Evaluaron la posibilidad de hacer la definición en vivo para evitar lo que sucedió con Crónica TV?

- Se evaluaron todos los escenarios, y el canal y Cuatro Cabezas decidieron que el mejor era este. A nosotros no nos hizo mella, no creo que hubiéramos medido cinco puntos más. Me parece que fue más negativo para el canal de noticias que para nosotros. La gente se enganchó y quería ver la definición igual. No entendí la jugada mucho de la ‘primicia’. Tampoco creo que haya sido una mega operación de prensa para perjudicarnos. Cuando vos jugás siempre al límite, estás más cerca de cruzarlo. Lo cruzaron y la erraron. Están en todo su derecho a poner la placa y yo a transitar mi calentura.

- ¿Cuáles crees que fueron las claves del éxito?

- Fue muy fuerte la pata en redes sociales, pero no siempre un programa que es muy comentado tiene éxito en la tele. A veces son universos muy separados y un ciclo es TT mundial y en la tele hace dos puntos. Acá por suerte se combinó. Por otro lado, creo que hubo una muy buena selección de personajes e historias, un gran acierto los tres jurados, cada uno por sus perfiles y muy bien contado el cuento. Armar un reality es contar un cuento. Arrancar y saber dónde va a terminar y no manosearlo en el medio. Cuando empecé me dijeron que eran 17 capítulos y fue así. Cuando empezás a estirarla porque anda bien, la arruinás. Y creo que eso también es un gran logro, entender cuándo algo tiene que terminar.

"A Pablo le dije: '¿Sabés quién es David Bisbal? Bueno, salió segundo en Operación Triunfo. Esta es una gran oportunidad para vos'".

- Fue una gran apuesta a la gastronomía en TV.

- Claramente y nos despertó el paladar. El domingo a la noche terminabas de cenar, te ponías a ver la tele y a las 12 querías salir a la calle a patear la vidriera de una panadería para comer una torta, ja ja ja. Era meterle un poco más de contenido a un rubro que por lo general en la tele abierta había quedado más relegada a secciones en programas o en horarios que no eran los más competitivos. Incluso a veces, te dicen ‘che, hoy no hay chivo, la cocina no sale’. Como la excusa para facturar. Cuando dejás de contarle algo a la gente, lo deja de consumir, esa es la realidad.

- ¿Qué te parecieron los finalistas?

- Ayer lo dijo Christophe y me parece que tuvo que ver con eso. Siempre se eligió con el sabor y en este rubro es lo que manda. Si evaluás técnica y conocimiento, quizá Pablo tiene más herramientas que Elba. O Natalie o Laureano que el resto de sus compañeros, pero el jurado elegía por el sabor y la credibilidad se vio en la pantalla.

- Los ex concursantes y tantos otros en Twitter criticaron mucho la elección de los platos de Elba.

"Armar un reality es contar un cuento. Arrancar y saber dónde va a terminar y no manosearlo en el medio. Creo que eso también es un gran logro, entender cuándo algo tiene que terminar".

- En la final, cada uno se aferró a su característica principal como cocinero. Elba fue a lo simple y directo, y Pablo jugó a lo que jugó todo el ciclo. A forzar los límites, a meterle muchas cosas y darle vuelo. Él mismo confesó que nunca había cocinado langosta y se mandó a hacerlo por primera vez en su vida y en una final. Tomó riesgos y yo lo banco, y cuando charlamos la otra vez, se lo dije. ‘¿Sabés quién es David Bisbal? Bueno, salió segundo en Operación Triunfo. Esta es una gran oportunidad para vos’. Creo que lo entendió.

- Bueno, muchos de los que hicieron carrera nunca fueron los ganadores. Ni Pamela David, ni Silvina Luna y cuántos otros.

- Tal cual, porque cuando se da una premiación en este tipo de realities no se premia al que más aptitudes o posibilidades tiene para triunfar en el medio. La mayoría de los que ganó, poco y nada en el medio. Muchos de los que venían después en el podio son los que supieron hacerse un lugar. La verdad que ahí hay una fórmula desconocida.

- ¿Está confirmada la continuidad del ciclo?

- 99.9 por ciento que sé, en 2015 va a haber otro MasterChef. Entiendo que vamos a apuntar de nuevo al casting y no a una versión de famosos o con chicos. Las historias de la gente común suman mucho, son la columna vertebral de un reality, acá tuvieron mucho que ver y creo que se va a ir por ese lado otra vez. No se habló tan fino, pero creo que el jurado se va a mantener, es una estructura que no se va a modificar.