Ciudad Magazine

Notas Top

La dura confesión de Luciana Salazar: "Fuimos a una clínica de fertilización asistida y Martín le dijo a la doctora Estoy acá obligado "

La modelo habló como nunca de la ruptura con Redrado en una entrevista con la revista Gente; BDV adelantó las partes más polémicas. 

La confesión de Luciana Salazar: "Fuimos a una clínica de fertilización asistida y Martín le dijo a la doctora  Estoy acá obligado "

Después de unos explosivos tweets donde Luciana Salazar hablaba de “maltrato” al confirmar su separación de Martín Redrado, la modelo se llamó a silencio. Sólo dijo algunas palabras en su regreso a Animales Sueltos pero reveló que le cuesta hablar delante de una cámara de su vida íntima. Y, en consecuencia, eligió romper el silencio definitivamente en una entrevista gráfica con Gente.

"Un día le apareció agendado en su celular mi nombre en mi número de teléfono como Lucifer 666. Hemos llegado a un extremo... Me dio mucho miedo".

En BDV, Angel de Brito contó que Luciana está tan afectada por la ruptura, que pesa sólo 41 kilos, y adelantó algunos audios de los fragmentos más fuertes de la nota: “Dije ‘basta, no aguanto más, me hiciste demasiado daño’. Fue eso… Yo tuve en esta relación muchas cosas, no sólo recibí daños de él, sino también de su entorno. Inmerecidamente, y fueron horribles. La gente que nos conoce, que trabaja para él, que vivió lo que yo viví, fueron testigos de las cosas que viví”.

En la revista, que tiene a Salazar como protagonista de su portada, ella habla a fondo de la ruptura. ¿Cómo estaba agendada Luciana en el celular del economista? “(Gente de su entorno) le ponían cosas en su celular. Un día le apareció agendado mi nombre en mi número de teléfono como Lucifer 666. Hemos llegado a un extremo… Me dio mucho miedo, todo me dio mucho miedo, todas las situaciones que estaba viviendo. Me decía ‘¿qué está pasando? ¿qué hice?’ Nunca les hice nada malo, ni al entorno de Martín, nada. ¿Por qué me merezco esto?”.

"Estábamos buscando un hijo. De hecho, fuimos a una clínica de fertilización asistida. Martín dijo algo apenas la conoce que me dolió en el alma: ‘Yo estoy acá obligado'".

De todas formas, mientras BDV seguía al aire de Magazine, Luciana aclaró en Twitter: “Solo una aclaración voy a hacer. Que estaba agendada así en su teléfono no quiere decir que lo haya hecho él. Fue otra persona y lo descubrimos juntos”, dejando en claro que habría sido alguien del entorno de Martín el responsable.

Sin dudas, la anécdota más dolorosa que contó Luciana giró alrededor de sus ganas de convertirse en madre, un tema que siempre fue señalado como causante de la separación: “Estábamos buscando un hijo. De hecho, fuimos a una clínica de fertilización asistida. Llegamos, conozco a la doctora, divina, para mí era todo nuevo y fui con mucha ilusión. Martín dice algo apenas la conoce que me dolió en el alma: ‘Yo estoy acá obligado’”.

La reacción de Luciana no se hizo esperar, como ella misma contó entre sollozos en la nota: “Una mujer va con toda la ilusión y que te diga eso delante de una persona que recién estás conociendo, con todo lo que eso representa para vos y que te diga que está obligado, como si yo le hubiese puesto un revolver en la cabeza. Me puse a llorar, dije ‘esto no lo puedo soportar, no puedo creer que me estés haciendo esto delante de la señora’. Agarré mi auto y me fui sola, me fui, me fui…”. 

"Martín, como muchos divorciados, tiene una culpa terrible que le impide realizarse. No supo manejar el tema y hasta me animo a decir que no ayudó a generar una buena relación".

A pesar de sus fortísimas confesiones, en la tapa de la revista se anticipa que Luciana también confesó: “Volvimos a pasar algunas noches juntos”. ¿Existirá la posibilidad de una reconciliación luego de sus tremendas declaraciones?

OTRAS PICANTES DECLARACIONES EN REVISTA GENTE:
-"Un empleado encontró a alguien de su entorno revisando mi bolso. Le preguntó qué estaba haciendo y él respondió que había visto un arma. Se llegó a un extremo violento. ¡¿Qué quería encontrar?! Nunca pude entender. No voy a dar nombres por preservar. Pero fue gran partícipe de que se llegara a este punto. Nunca colaboró para que Martín y yo fueramos felices".

-"Nunca pretendí cariño (de los hijos de Redrado). Sólo respeto. Martín me dejaba expuesta al choque. No me defendía, y era él quien debía frenarlos. Eso traía problemas a la pareja".

-"Martín, como muchos divorciados, tiene una culpa terrible que le impide realizarse. No supo manejar el tema y hasta me animo a decir que no ayudó a generar una buena relación".

"Un empleado encontró a alguien de su entorno revisando mi bolso. Le preguntó qué estaba haciendo y él respondió que había visto un arma. Se llegó a un extremo violento. ¡¿Qué quería encontrar?!".

-"Escuché hace tiempo lo de la vasectomía, pero me lo negó... ¡No quiero pensar en algo macabro! La verdad es que hace mucho tiempo, me enteré por terceros -él no fue sincero conmigo- que después de una enfermedad habría tenido complicaciones de fertilidad. Pero dicen que fue antes de su segundo hijo. El me aseguró que seguía todo normal".

-"Hace poco volví entusiasmada de Miami para retomar la búsqueda del embarazo. Era el momento, estaba ovulando.  Pero no... Decidió irse al Mundial, un viaje que me había prometido".

-"Yo sólo pedí el lugar que me merecía. Ser su mujer, estar a la par. Justamente no fui yo quien lo obligó a elegir".

-"Papá, que conoce a tanta gente, colaboró en su carrera política. Tenían un vínculo muy lindo. Para él no fue una sorpresa, pero nunca quiso meterse entre nosotros. Porque Martín trató de contactar a mi viejo para evitar que todo se rompiera. Le dijo que estaba muy apenado".

-"¿Si cohibió mi carrera? Nunca fue tan explícito, pero sí, sentí presión. Hace poco estuve invitada en un programa chileno y lo pasé tan mal... No rendí. No podía decir nada, porque sabía que al otro día, por cada frase, Martín me dejaba la cabeza así (gesto). '¿Ves? ¿Vos querés ser madre y decís eso?' No era libre. Dejé de exponerme".