Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Pamela David y una vieja anécdota con Flor de la Ve: "Una vez pidió que me vaya de su ensayo; sentí una daga en el corazón"

La conductora echó un poco más de leña al fuego sobre el conflicto que vive la artista en Tu cara me suena y sumó una historia personal. 

Pamela David y una vieja anécdota con Flor de la Ve: "Una vez pidió que me vaya de su ensayo, sentí que me clavó una daga"

Desde que Florencia de la Ve se sumó a Tu cara me suena, rápidamente, se vio envuelta en rumores de enojos, "divismo" y furia. Incluso se habría llegado a contemplar la posibilidad de que la artista deje el show musical o, al menos, se tome una semana de licencia.

"En ese momento sentí una daga en el corazón porque no estaba acostumbrada al medio. Hoy por hoy pienso 'está bien' porque para ensayar tenés que estar tranquilo, tener concentración. Pero bueno, en ese momento me dolió. Nunca le dije nada. Pero pensé 'qué loco, di vuelta todos mis horarios y pasó eso'". 

Según pudo saber Ciudad.com, a pesar de los esfuerzos de la producción de que no se ventile en demasía las internas del programa, la relación entre la figura y el ciclo es tensa, y se habría vuelto a retirar de la grabación enojada.

Como si esto fuera poco, la que echó más leña al fuego en este sentido fue Pamela David. La conductora, en Desayuno Americano, contó una anécdota que vivió hace casi diez años con Florencia y que, según ella, muestra la personalidad de la artista.

"Hace muchos años me pasó algo con Flor. En 2003 yo trabajaba mucho. Para poder grabar Playboy me levantaba a las 5 de la mañana porque al mediodía tenía La Peluquería de los Mateos y porque a la tarde tenía el teatro, tipo 6 ó 7 de la tarde. Dormía pocas horas y me quedaba poco tiempo para ensayar la futura obra de Sofovich, eso lo hacía de media mañana al mediodía. Una vez la gente que trabajaba con Flor me pide si le podía ceder mi horario por única vez. Hago todo, llamo a Playboy, arreglo y ensayábamos en una galería en Belgrano", comenzó contando Pamela.

"Llega Flor, en el horario que me había pedido que cambie, y me corro a un costado yo, lo tomé natural quedarme a ver el ensayo. Y viene alguien y me dice: 'No, no, Flor no quiere que te quedes'. En ese momento sentí una daga en el corazón porque no estaba acostumbrada al medio. Hoy por hoy pienso 'está bien' porque para ensayar tenés que estar tranquilo, tener concentración. Pero bueno, en ese momento me dolió. Nunca le dije nada. Pero pensé 'qué loco, di vuelta todos mis horarios y pasó eso'. Con los años, lo recontra entiendo y no me lo dijeron de mala manera en absoluto", redondeó David.

¡Apunten, disparen...!