Ciudad Magazine

Notas Top

Axel, papá con dedicación full time: "No hay nada que se pueda negociar si mis hijas me necesitan a su lado"

El cantante presentó su último trabajo, Tus Ojos Mis Ojos, y habló con Ciudad.com de su vida, sus miedos y proyectos.

Axe, mano a mano con Ciudad.com

Su día comenzó temprano, muy temprano. Desde las primeras horas de la mañana, Axel recibe a periodistas y fans en la presentación oficial de su último trabajo, Tus Ojos Mis Ojos. Sin embargo, las largas horas de entrevistas y compromisos son casi imperceptibles en su mirada, y mantiene intacta la calidez de su sonrisa.

"Soy un tipo que vive cada día a full. Siempre digo que hoy es hoy y no vuelve, aprovechémoslo".

Aunque probablemente haya contestado varias veces similares preguntas durante todo la jornada, Axel vuelca su tiempo y dedicación en cada repuesta. Consolidado como uno de los artistas más importantes de la escena actual, se entregó a una charla amena con Ciudad.com.

Con la felicidad del trabajo terminado, el cantante elegido por el Papa Francisco para cantar en la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil, ante más de 3.000.000 de personas, habló de todo. Cómo enfrenta el nuevo desafío musical, por qué eligió a Nicolás Vázquez y Gimena Accardi para protagonizar el clip Afinidad, la relación con sus hijas, Agueda y Aurelia, y mucho más.

- ¿Qué tiene de distinto este trabajo con respecto a los anteriores?

- Tiene cambios muy notorios, uno con el tiempo va sintiéndose más seguro de muchas cosas. Va encontrando una mejor manera para comunicar lo que quiere decir, puliendo el entorno, renovándose. Armamos un equipo muy piola, de gente inteligente y muy trabajadora. Bajaron las canciones ideales que tenían que bajar y cuando me puse a escribir, vino un repertorio que no esperaba. Está bastante lejos de lo anterior, muy pop, muy movido. Haberlo grabado en mi propio estudio nos permitió zambullirnos en cada canción, buscar el sonido, el instrumento, todo.

"Algo como la internación de una hija te hace replantearte qué es lo más importante en tu vida. Me movilizó mucho".

- Hablabas de canciones ideales. Si tenés que elegir una, ¿con cuál te quedás?

- Es difícil porque todas cuentan una parte de vos y todas son importantes. Mis ojos, la canción que abre el disco, fue una de las últimas que compuse, cobró mucho protagonismo y tiene de por sí un peso propio muy fuerte. Por lo que dice, por cómo está planteada musicalmente, tiene una energía muy poderosa. Hay algunas que me gustan por su poesía como Quiéreme o Sólo una vez. Tambie´n Duerme ya, una canción de cuna que escribí para mi hija. Tiene muchos matices el disco.

- Se estrenó el clip de Afinidad con Nicolás Vázquez y Gimena Accardi. ¿Por qué los elegiste a ellos?

- Somos muy amigos y tenemos mutuamente un gran amor. Había que hacer un casting de actores para interpretar una pareja y sugerí a los chicos. Me siento honrado de que hayan hecho un hueco en su agenda para poder hacer el video y lo agradezco profundamente porque son cracks. Obviamente, como son una pareja real, quedó muy perfecto.

- Pasaron casi tres años desde tu disco Un nuevo sol. ¿Qué cosas viviste en este tiempo que te sirvieron de disparador?

- De todo, cada cosa que pasa la voy atesorando y al momento de escribir salen a la luz las que más me movilizaron. Quizá no la historia en sí, pero si la sensación. En estos años fui viviendo de todo y son las cosas que terminaron plasmadss en estas 12 canciones.

"Sin duda, el disco está atravesado por el nacimiento de Aurelia. La inflexión de la llegada de una hija y su presencia, su luz, su magia y amor son inspiradoras".

- ¿En cuánto influyó la llegada de Aurelia en el disco?

- Sin duda, el disco está atravesado por su nacimiento. La inflexión de la llegada de una hija y su presencia, su luz, su magia y amor es inspiradora. Muchas de las emociones que me generó están en las canciones.

- ¿Cómo es la relación de ellas con la música?

- Agarran lo que quieran, las dos grabaron en el disco, de hecho. Es lo mejor que puede pasar. La más grande un día agarró el piano y lo escribió todo. Lejos de enojarme, dije ‘que haga lo que quiera si no cambia el sonido’, no pasa nada. Tienen una relación cotidiana con la música. Estaba grabando la parte de baterías del disco y me acuerdo que ellas venían y tocaban los tambores. Para mí es lo más lindo que puede pasar porque crecen en ese ambiente hermoso.

- En enero fue la internación de Agueda. ¿Cómo se encuentra ella?

- Hoy está súper bien, sigue con controles médicos. Fue un momento de mucha preocupación y gracias a Dios hoy está todo súper bien y no hay ninguna secuela. En esos días pude divisar, y lo digo con mucha humildad, que del ambiente hacia mí había mucho cariño que no lo sabía. Del público uno lo sabe, pero sentí un gran respeto de los periodistas y una preocupación sincera. Gente de México, España, artistas amigos, descubrí mucho cariño y lo agradezco mucho. Seguramente esa energía positiva le hizo muy bien, sin duda.

-Imagino que despierta los peores temores, ¿cambió algo en vos desde entonces?

- Soy un tipo que vive cada día a full. Siempre digo que hoy es hoy y no vuelve, aprovechémoslo. Eso te hace replantearte qué es lo más importante en tu vida. Estaba grabando el disco y dejé todo, no me importó más nada. Sinceramente, fue algo que me movilizó mucho. Te das cuenta que lo importante de la vida pasa por los afectos, la familia, en mi casa, mis hijas. No hay nada que se pueda negociar si mis hijas me necesitan a su lado. Primero, ellas. Obvio.