Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La milagrosa recuperación de Ana María Giunta: "Si Dios me mandó de vuelta, es porque me quedan cosas por hacer"

La actriz fue dada de alta y regresó a su casa tras haber permanecido internada en terapia intensiva debido a complicaciones por su sobrepeso y problemas pulmonares.

La milagrosa recuperación de Ana María Giunta: "Si Dios me mandó de vuelta es porque me quedan cosas por hacer"

Sólo cuando sintió que su vida verdaderamente corrió peligro, Ana María Giunta (70) fue capaz de tomar conciencia de su endeble estado de salud y comprometerse para recuperarse. La ex compañera de elenco de Jorge Porcel habló desde su casa para El Diario de Mariana y describió sin pruritos su dramática experiencia.

"Este EPOC se me complica con la hiperobesidad, yo nunca tuve complejos e hice todo siendo hiper obesa. Pero ahora que tengo 70 años, ya no es lo mismo".

"Estuve al borde de que me hicieran un coma inducido para hacer la técnica necesaria y que pueda volver a respirar sola. Los médicos dicen que no saben cómo se revirtió el proceso y no fue necesario. Pero estuve tan mal, que hasta vino un sacerdote a darme los óleos (la unción de los enfermos)", relató Ana María, que luego le admitió al cura que creía en Dios pero no en la Iglesia como institución.

De mejor semblante, pero aún en etapa de recuperación, la actriz contó: "Fue mucho el esfuerzo, yo creía que me iba. Trasladarme a mi casa fue una odisea porque vine con personal que no era idóneo, no me podían bajar y tuvieron que llamar al SAME y la Policía. Me puso muy mal, me angustió mucho, fue de terror. Ya cuando me acosté en mi cama, le largué un beso a Dios en el cielo".

Remarcó que hoy se siente bien y que de ahora en más seguirá las instrucciones médicas al pie de la letra. Como los ejercicios con una kinesióloga, consultas psicológicas y una dieta más estricta: "El médico me dijo que un pulmón no me va a funcionar más, y que el otro funciona al 30 por ciento. Ellos me salvaron la vida, pero ahora todo depende de mí para poder respirar mejor… Creo en Dios, por algo me mandó de vuelta con una patada en el or... Todavía tengo que seguir haciendo cosas".

Al final, Ana María Giunta hizo una cruda autocrítica: "Siempre fui una gran fumadora, la ruptura de mis pulmones fue por el cigarrillo. Yo lo dejé hace 17 años, pero el daño que te produce es irreversible, y les pido a todos que también lo larguen. Este EPOC se me complica con la hiperobesidad, yo nunca tuve complejos e hice todo siendo hiperobesa. Pero ahora que tengo 70 años, ya no es lo mismo. Entonces, les pido a todos los que me escuchan que se cuiden de no engordar porque el final es muy terrible".