Conocé a Andrés Parra, el protagonista de Escobar, el Patrón del Mal: "Hacer ese personaje fue un viaje para mí"

El actor encarnó al famoso narcotraficante colombiano para la novela que ya es un suceso de audiencia también en Argentina. Además, las cifras detrás del éxito.

Producida por el canal Caracol entre 2009 y 2012, Escobar, el Patrón del Mal se estrenó en Colombia en mayo del 2012 y se convirtió en un éxito, replicó suceso en nuestro país (se emite por Canal 9 desde el 2 de enero) y en los otros 40 países de Latinoamérica, Europa y Africa, adonde fue vendida.

Algunos datos para entender su éxito pueden resumirse en que la novela fue grabada en alta definición, participaron mil actores en 450 locaciones y tuvo un costo de 165 mil dólares por capítulo. La historia está basada en el libro La parábola de Pablo, del periodista y ex intendente de Medellín Alonso Salazar, que recopiló varios documentos periodísticos y testimonios reales agregándole un condimento ficcional. Una fórmula que se repite en la versión televisada, con imágenes de archivo y escenas propias.

En diálogo con el diario Clarín, Andrés Parra (36), el actor que interpreta al protagonista, Pablo Escobar Gaviria, contó cómo fue ponerse en la piel de este narcotraficante que tuvo en vilo a Colombia durante mucho tiempo: "Hacer de Escobar fue un viaje para mí. Es un personaje inagotable y poderoso y tenía una sola manera de abordarlo. No podía quedarme a mitad de camino, porque si me salía mal, iba a ser mi cementerio actoral".

"Sabía que todo el mundo me iba a comparar con el Pablo real. Me obsesioné con Escobar. Todos nos obsesionamos: cada día alguien traía a la grabación algún dato nuevo, una noticia, una anécdota. Lo fuimos construyendo entre todos"

"Sabía que todo el mundo me iba a comparar con el Pablo real, por eso tenía en claro que lo imitativo era fundamental. Estudié muchísimos libros, me vi decenas de entrevistas, documentales, fue una reconstrucción muy minuciosa. Me obsesioné con Escobar. Y todo el proceso fue un poco abrumador para mí y para todo el equipo. En realidad, todos nos obsesionamos: cada día alguien traía a la grabación algún dato nuevo, una noticia, una anécdota. Lo fuimos construyendo entre todos", detalló Parra, quien antes de comenzar cada jornada de grabación, debía someterse a varias horas de maquillaje, el uso de lentes de contacto y peluca.

Además, el actor reveló cómo fueron los días de filmación: "El rodaje fue arduo, muy duro. Estaba previsto que se hiciera en cuatro meses y terminaron siendo diez. Eramos 120 actores trasladándonos de un lugar a otro, conviviendo en hoteles, con jornadas de 15 ó 16 horas de trabajo. La verdad es que no recuerdo con nostalgia o cariño ese momento, porque fue durísimo. Pero valió la pena", resumió.