La sentida carta de despedida de Hernán Caire de Pasión de Sábado: "Respeto la decisión, pero no puedo entenderla"

El saliente conductor del ciclo de música tropical explicó por qué decidió no hacer el adiós en cámara, el próximo fin de semana.

Hernán Caire se despidió de los televidentes a través de una carta pública. (Captura: América)
Hernán Caire se despidió de los televidentes a través de una carta pública. (Captura: América)

La primicia de Ciudad.com se confirmó, para desgracia para Hernán Caire. La producción de Pasión de Sábado, a cargo de los hermanos Adrián y Pablo Serantoni, decidió renovar el clásico de música tropical que se emite por América, a partir del 8 de junio, con un cambio de caras: la incorporación de Cristian U. y la salida del histórico conductor.

"La productora Ser TV, dueña del programa, me dijo hace un mes que quería hacer un cambio en la artística; y que en dicho cambio yo no iba a estar incluido. Decisión que respetaré al máximo: la TV es un negocio. Lo que no puedo es entenderla, porque no me veo fuera de Pasión, ciclo en el cual estuve al frente más de 12 años".

Si bien Caire debería tener la posibilidad de despedirse del público en vivo, en la carta abierta explica por qué él mismo decidió que no aparecerá ante cámara.

A continuación, el texto completo:

El motivo del mismo, es contarles a ustedes el porqué de mi alejamiento de Pasión de Sábado, y por qué no pude despedirme. En cuanto al primer punto, mi alejamiento se debe a que la productora Ser TV, dueña del programa, me dijo hace un mes que quería hacer un cambio en la artística; y que en dicho cambio yo no iba a estar incluido. Decisión que respetaré al máximo, porque sé que por ahí ésta es una decisión estratégica, y es respetable como todas las que tienen que ver con un negocio. Y la televisión de hecho también es un negocio. Pero lo que no puedo es entenderla, porque no me veo fuera de Pasión, ciclo en el cual estuve al frente, y contando las 2 etapas, más de 12 años. Y al cual le tengo en cariño enorme.

Yo no me daba cuenta que no iba a estar más en el programa hasta que me cayó la ficha el sábado 25 de mayo pasado. Ahí, cuando terminé de hacer el programa, sentí que ya no podía seguir, sentí que una angustia tremenda me invadía. No podía creer que ya no estaría al frente de Pasión, así que agarré mis cosas, dejé mi camarín y volví a mi casa; hablé con mi familia y les dije que ya no podía más, que se me habían acabado las fuerzas y me largué a llorar. Mi mamá y mi papá también lloraron conmigo, no sólo por mi angustia y por verme así destrozado, sino porque sabían que me quedaba sin trabajo; con lo que eso significa hoy en día y a mitad de año, cuando todos los programas y productoras arrancaron sus respectivos ciclos...

Los miré y les juro que me partió el corazón, pero saqué fuerzas de donde ya no tenía y me dije: ‘¿Los seres que más quiero en este mundo, junto a mi hija Valentina, tienen que estar pasando por eso? ‘. Y ahí mismo sentí que ese día había sido el último. Es entonces, y contestando el segundo punto, que decidí yo mismo no ir el sábado que viene a conducir Pasión. Primero, porque nunca me gustaron las despedidas, son tristes y me dejan muy mal. Segundo, porque yo no iba a tener las mismas ganas ni la misma energía de siempre, y si hay algo que yo respeto y respetaré es al público. Mi mamá, desde que empecé esta carrera artística, siempre me dijo : ‘Si no estás bien, quedate en tu casa, el público no tiene la culpa’. Y acá estoy, sin fuerzas y sin ganas de nada escribiendo esta carta...

"Mi mamá y mi papá también lloraron conmigo, no sólo por mi angustia y por verme así destrozado, sino porque sabían que me quedaba sin trabajo, con lo que eso significa hoy en día y a mitad de año".

Antes de terminar, quiero detenerme un segundo para agradecer a todos los colegas del medio que desde el momento en que se filtró la noticia, no pararon de enviarme muestras de solidaridad y de acompañamiento. También a todo el público, que desde los mensajes vía Twitter o Facebook, o personalmente cuando me encontraron por la calle, me brindaron su aliento y fueron y son muy generosos conmigo. Así que sólo me queda decirles ¡GRACIAS, GRACIAS Y MÁS GRACIAS!

Hoy debo confesarles algo yo, que siempre estoy bien arriba, siempre digo 'que no decaiga' y estoy feliz. Bueno, hoy esa felicidad no existe, hoy no está, se me fue. Porque, lamentablemente, ya no volveremos a vernos los sábados al mediodía. Pero desde acá, salgo a escribirles para agradecerles todo lo que, directa o indirectamente, me regalaron durante tantos años y en todo este tiempo. Especialmente GRACIAS a mi familia, porque siempre me apoyaron, incondicionalmente. Mi mamá Dorita, despertándose antes que yo y llamándome a las 10 de la mañana todos los sábados y llevándome el desayuno a la cama. A mi papá Oscar, porque fue el que me inculcó los valores y los códigos que hay que tener en la vida. A mis hermanos Diego y Daniel, a todos mis amigos que en la buenas y en las malas siempre están. A mis vecinos del barrio de Boedo que me bancaron hoy y siempre, GRACIAS por las horas que les robé a favor del programa y GRACIAS también por estar pendientes de mí, ahora que el mañana parece incierto.

"Debo confesarles algo yo, que siempre estoy bien arriba, siempre digo 'que no decaiga' y estoy feliz. Hoy esa felicidad no existe, se me fue. Porque, lamentablemente, ya no volveremos a vernos los sábados al mediodía".

No puedo dejar de nombrar a la luz de mis ojos, mi hija VALENTINA, que con sus 2 añitos, sábado tras sábado se paraba frente al televisor y gritaba: ‘¡Mamáaaaa, mamáaaaa! Vení, mirá! Papá está ahí adentro (señalando la tele y esperando que yo la salude)’. Hija, ¡te amo! Hoy no me siento bien, estoy triste... Pero quiero que sepan que soy un gran luchador y remador de la vida. Y que por supuesto, no voy a dejar que una decisión cambie mi sonrisa. Muchos recuerdos llegan a mi mente y no puedo recuperar de golpe tantas horas al micrófono, elegir momentos y recordarlos a todos. Pero sí, quiero decirles también gracias a mis compañeros, camarógrafos, vestuaristas, técnicos, maquilladoras, productores, directores, sonidistas, editores, musicalizadores, etcétera. No caben todos en esta carta, pero si caben en mi corazón.

Pasión de Sábado, al estar tantas horas en contacto con el público, me permitió conocer su lado humano, y eso no me lo voy a olvidar más. Me llevo lo mejor foto de todos ustedes, que va a quedar guardada en mi mente para siempre y nadie podrá borrarla jamás. No voy a tener la oportunidad de decir esto en Pasión por una decisión pura y exclusivamente mía, porque ya les dije: no me gustan las despedidas y tampoco estoy de ánimo. Pero como verán, mi voz también se lee. Y eso nadie podrá robármelo. HASTA PRONTO… LOS VOY A EXTRAÑAR ¡ÉSTA ES LA PURA VERDAD, LOS QUIERO MUCHO!

Hernán Caire