El picante saludo de Susana Roccasalvo por la maternidad de Viviana Canosa: "Ahora vas a entender muchas cosas..."

Cuando Carlos Monti mencionó el nacimiento de la primera hija de su colega, la periodista lo interrumpió y aprovechó para dejar un mensaje.

Susana Roccasalvo y Viviana Canosa no se llevan bien ni en las buenas ni en las malas. La buena es que el viernes Canosa fue mamá de Martina, su primera y esperada hija, y la mala es que ni en este momento especial, su colega Susana Roccasalvo dejó la histórica "pica" de lado.

Roccasalvo: "Ahora vas a entender muchas cosas... Cuando una es madre se sensibiliza mucho y te va a cambiar la vida, vas a ver. Vas a entender un montón de errores y de cosas que una comete a lo largo de la vida".

En Implacables, Carlos Monti se tomó unos minutos para saludar a la conductora por su flamante maternidad, y ni bien dijo que le mandaban “un beso a Canosa”, su compañera interrumpió con un ¿irónico? "ah sí, claro...".

Después habló ella. “Mucha suerte, Vivi. Ahora vas a entender muchas cosas... Cuando una es madre se sensibiliza mucho y te va a cambiar la vida, vas a ver. Vas a entender un montón de errores y de cosas que una comete a lo largo de la vida...”, lanzó, un tanto filosa.

¿Era necesario?

Luego, Roccasalvo cerró la frase con un tono más amable: “Que tengas mucha suerte y seas muy feliz con tu hija”.


LA SALIDA DE CANOSA, LA LLEGADA DE IMPLACABLES
Implacables
llegó a Canal 9 tras la salida de Viviana Canosa, quien tuvo licencia por un esguince de tobillo mientras trabajaba, y como se le terminaba pocos días antes de la licencia por maternidad, la emisora decidió dar por finalizado su ciclo tras una década al aire (no estuvo sólo en 2005), y el futuro de la conductora en el canal aún es incierto.

Cuando se supo del regreso de la dupla, Monti-Roccasalvo, la periodista apovechó para recordar cómo había vivido el fin de Rumores, cuando ese programa fue reemplazado por el de Viviana: "Cuando íbamos a renovar en 2002 y arregló Canosa, fue una patada en los dientes. Me fui a mi casa no entendiendo nada, con una hija ya grande, de 17 años. Ahora Canosa está en su casa esperando que nazca su hija, con un marido cero kilómetro, maravilloso, culto, inteligente. Debe estar mucho mejor de lo que estuve yo en aquel momento. Mirá las vueltas de la vida...".