Zaira Nara: viaje y encuentro secreto con Pico Mónaco en Madrid

A pesar de las desmentidas y el perfil bajo, la modelo y el tenista disfrutaron en Europa de su ¿reconciliación? Ciudad.com te cuenta todos los detalles. 

¡OTRA OPORTUNIDAD! Zaira y Pico Mónaco, reconciliados (Foto: Archivo Web).
¡OTRA OPORTUNIDAD! Zaira y Pico Mónaco, reconciliados (Foto: Archivo Web).

Esta historia de amor, repleta de encuentros y desencuentros, se sigue escribiendo... a pesar de las reiteradas desmentidas. Los protagonistas son Zaira Nara (24) y Pico Mónaco (29); y el escenario del último capítulo fue Madrid.

Según pudo saber Ciudad.com, la modelo viajó rumbo a la capital española el domingo 28 de abril, para reencontrarse con el tenista, quien se encuentra allí entrenando para el torneo Masters 1000 que arranca el lunes.

Zaira viajó rumbo a Madrid el domingo 28 de abril para reencontrarse con el tenista, quien se encuentra allí entrenando para el torneo Masters 1000.

La pareja disfrutó de unos días de amor y relax en Europa, por lo que ambos brillaron por su ausencia en Twitter. Sólo Zaira publicó un mensaje por el Día del Trabajador y una fotografía del famoso chocolate Nutella: ¡una clásica delicia europea!

Zaira regresa hoy viernes a la Argentina, ya que el sábado debe ponerse al frente de Todos contentos y bastantes locos, el flamante ciclo de Telefe que conduce junto a Leo Montero. Por su parte, Pico ya se está entrenando a full para brillar en las canchas madrileñas.

Exactamente hace un año, en mayo de 2012, se hacía pública la separación de la pareja. Pero los meses pasaron, la buena onda entre ellos se mantuvo y el presente los encuentra juntos nuevamente. De hecho, días atrás, Zaira protagonizó un divertido acto fallido en AM, cuando Pía Shaw le preguntó si había ido a cenar a Las Cañitas con Pico: "¡No! Mirá si me voy a ir a un restaurante de Pilar...", respondió la conductora, generando la risa de todos en el estudio.

Esta vez, no fue Las Cañitas ni Pilar sino Madrid la ciudad testigo de esta reconciliación que dará de qué hablar.

Todos contentos y bastante locos... ¡de amor!