Nazarena Vélez, íntima: "Desde que murió mi hermana no puedo dormir sin tomar un ansiolítico" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Nazarena Vélez, íntima: "Desde que murió mi hermana no puedo dormir sin tomar un ansiolítico"

La protagonista de Los Grimaldi le brindó una extensa entrevista a la revista Viva donde habló a corazón abierto de la pérdida de Jazmín y de su pasada adicción a las anfetaminas. 

Nazarena habló como nunca de la pérdida de su hermana Jazmín (Foto: Web).

Es un tema que toca su fibra más íntima y tan sólo escuchar el nombre de su hermana Jazmín, la emociona hasta las lágrimas. Nazarena Vélez creó su productora Jaz Producciones en honor a la joven que falleció en un accidente automovilístico en abril de 2010 y le rinde homenaje con cada función de Los Grimaldi, la exitosa comedia que encabeza en Villa Carlos Paz.

“Jazmín ni soñaba con tanto. Sí sabía que íbamos a tener una productora porque yo la empecé con ella… Cuando se separó de su pareja, le dije: ‘Venite a Buenos Aires que yo te voy a dar trabajo. Vamos a poner una productora, vamos a hacer radio y teatro’. Pero, bueno, se me murió en un accidente automovilístico…”, le contó Nazarena a la revista Viva en una extensa entrevista.

"Desde que falleció mi hermana no puedo dormir si no tomo un ansiolítico. Es más, estando embarazada lo tuve que tomar porque no dormía".

Y brindó más detalles del dolor que le genera la pérdida de su hermana: “Desde que falleció mi hermana no puedo dormir si no tomo un ansiolítico. Es más, estando embarazada lo tuve que tomar porque no dormía. La obstetra me lo permitió. Pero la realidad es que desde su partida nunca más tuve una noche tranquila”.

La actriz también se refirió a su pasada adicción a las anfetaminas, que duró diez años: “Me las dio  un pseudo homeópata. Cuando tomás la primera pastilla y se te secó la lengua, te das cuenta que no es natural. Y nadie puede perder diez kilos en dos semanas. Yo me lo quiso creer”.

“Yo tenía la obsesión y la necesidad de estar perfecta. Tenía dos pibes y los cinco kilos en el culo se te fijan, no se van. Igual, te cuento que cuanto más flaca y más fea de cara estuve, más trabajo tuve. Es increíble la exigencia…”, concluyó Nazarena sobre las exigencias del medio artístico.

TE PUEDE INTERESAR