Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La Chipi reveló una particular terapia de pareja que sigue con Dady Brieva: "Se llama Código Propio"

La bailarina estuvo en #UnaTardeCon y explicó su innovador método de análisis.

La particular terapia de pareja de La Chipi y Dady Brieva
La particular terapia de pareja de La Chipi y Dady Brieva

Están juntos hace 14 años, tienen dos hijos, pero Mariela "La Chipi" Anchipi (40) y Dady Brieva (61) siguen trabajando en mejorar su pareja.

Invitada a #UnaTardeCon, el programa de Ciudad Magazine por Facebook Live que conduce Mica Levitt, la bailarina y coreógrafa reveló su innovador método de terapia.

"Hacemos de vez en cuando terapia juntos, un par de sesiones para acomodar las cosas. Muchas parejas le tienen miedo, pero porque me parece que llegan a último momento, cuando ya está todo roto y de ahí es muy difícil empezar a armar algo. Está bueno llegar a terapia cuando no cierra un poquito la puerta, no cuando se te cayó la estantería", contó La Chipi.

La bailarina agregó: "Ahí vemos roces puntuales y cosas. La terapia te da disparadores, te marca algo que está mal para que no acumules, que es mi caso. Soy muy de acumular, acumular, acumular y tirarte todas juntas al final. Dady aprendió y me hizo hacer el ejercicio de no acumular todo para hacer un cambio y eso está bueno. La terapia te da esos disparadores, entonces lo hablás y en general lo que más te molesta de la otra persona es lo que más se parece a vos o lo que odiás de vos, es muy fuerte y shockeante".

-¿Qué es lo que más trabajan?

-Más que nada nuestro problema es el desencuentro, los tiempos de su trabajo y el mío. Nosotros cuando estamos juntos estamos muy bien, sabemos estar muy bien. Nuestro problema es cuando nos separamos por horarios o nos desencontramos. Si estamos juntos, estamos bien.

-¿Cada cuánto van?

-Es una terapeuta que nos trata a los dos por separado y de vez en cuando hacemos una de pareja si por ahí salió algo en la terapia individual de cada uno. Es una terapia que se llama Código Propio, no es convencional. Vas ocho sesiones, en las que ves muchas cosas, tenés una evolución y te dice que lo trabajes vos y, si tenés algo puntual, podés volver. Te obliga a hacerlo. Ella nos dice "yo no quiero que vengan acá a calentar un sillón". No vamos todas las semanas durante años y por eso es que puede atendernos a los dos. Te da ejercicios para hacer y afrontar el tema. Eso nos funcionó y nos hizo evolucionar.

¡Mirá la entrevista completa!