Inauguraron un restaurante automatizado en el microcentro porteño

En el lugar no hay mozos ni cajeros y solo encontrarás tablets, pantallas, música de fondo y una extensa carta.

Inauguraron un restaurante automatizado en el microcentro porteño
Inauguraron un restaurante automatizado en el microcentro porteño

El restaurante Foster es una iniciativa nacional y el primero en América Latina con automatización al 100 por cierto. Allí no hay mozos ni cajeros, no aceptan efectivo, y tampoco habrá disgustos por un pedido con demora. Por el contrario, el local es moderno y tranquilo, cuenta  con modernas tablets, pantallas, música ambiental y una amplia selección de comidas saludables que comenzaron a dar de qué hablar en el microcentro de la Ciudad de Buenos Aires. 

El proceso del moderno restaurante es muy sencillo, los clientes realizan su pedido en cualquiera de las tabletas ubicadas en la entrada del local, donde pueden elegir entre un variado menú de comidas rápidas pero nutritivas.

Luego del proceso de selección, el pedido se retira en uno de los 18 boxes automatizados que tendrá escrito el nombre del cliente, quien puede tocar la pantalla táctil y retirar la comida de manera muy simple. El tiempo de espera por la entrega del producto va de entre 30 segundos a 3.30 minuto, y la comida se puede pedir para llevar o comer dentro del local.

Inauguraron un restaurante automatizado en el microcentro porteño

“Queremos, aunque con pequeños detalles, mejorar la calidad de la vida de las personas. Ofreciendo comida nutritiva, fresca y con un toque gourmet, a través de un sistema simple e intuitivo viviendo una experiencia única”, remarcó Martín Zucker, uno de los tres emprendedores que están detrás del local, quien agregó: “Suele haber poco tiempo para almorzar y gran parte se pierde ordenando y pagando la comida. Queremos permitir que la gente haga su pedido a su manera de y de forma eficiente y rápida”.

Foster está ubicado en una mansión de fines del siglo 19 (Tucumán 422), que funciona a partir de un proceso autogestionado y automatizado, donde el equipo de trabajo realiza tareas integrales que abarcan la gastronomía y la tecnología, en especial de software. No hay mozos, sólo personal especializado para asesorar al cliente en esta particular experiencia.

Los métodos de pago en Foster son exclusivamente en tarjeta de débito, crédito o prepaga. En unos meses contará con una aplicación dedicada para gestionar todo el proceso de compra a través del celular, como así también el sistema de billeteras virtuales y hasta el pago con criptomonedas.