Vicky Xipolitakis y su descargo tras el vuelo del escándalo: "Lastimé a mucha gente, pero no soy traicionera"

La vedette rompió el silencio y describió cómo llegó a ser la "pilota" del avión. El audio de su nota con Gente.

Vicky Xipolitakis, sobre el vuelo del escándalo: "Los pilotos me invitaron a la cabina; nunca vi a los pasajeros"

Sin dudas, ella tiene una suerte de "adicción" a las cámaras. Y, esta vez, su accionar la convirtió en noticia en todos lados. Vicky Xipolitakis, tras protagonizar el vuelo del escándalo, se llamó a silencio porque su sicutible obrar le valió una sanción de Aerolíneas y la colocó bajo la lupa de la Justicia.

El tiempo de resguardo pasó y la vedette volvió a hablar con la prensa para explicar cómo fue que llegó a la cabina para volar con los pilotos. Intrusos puso al aire el audio de la nota que la Griega le dio a la revista Gente y, lejos de la verborragia alegre con la que se expresa habitualmente, se la escuchó afectada.

"Estoy muy dolida y no sé de dónde me salen tantas lágrimas. Soy muy fuerte, pero estoy muy débil y sin fuerza. Me mata dañar a toda la gente que amo; le pido perdón a toda la gente que lastimé. La gente que me conoce sabe que no tengo maldad. Sí es verdad que tengo cuerpo de mujer y mente de niña. Soy muy inocente, pero tengo buen corazón. No soy mala leche", dijo Vicky, justificando su proceder. 

"Estoy por embarcar y entro por atrás; me llevó una camioneta al avión, sola. Nunca vi ni a un pasajero. "Cuando me voy a sentar a mi asiento, me dicen: '¿Querés venir a volar con nosotros a la cabina?'. Y yo dije que 'sí'(...) Empecé a sacar fotos en el avión, yo iba a twittear todo, y todos lo sabían, porque nunca escondí mi celular. Entonces, me invitan a la cabina, me encierro con ellos dos, cerraron la puerta con una traba, y empezó a subir la gente. Nunca vi a los pasajeros. Y estuve ahí todo el vuelo", dijo Vicky.

Luego, continuó con el relato y describió cómo repercutió el hecho en su familia y en Moria Casán: "Mis papás no están enojados, están hechos mierda; y mis abuelos están enfermos (…) Moria está, hablo con ella todos los días y la quiero mucho. Está muy bien que apenas pasó todo haya sacado un comunicado, porque no puede quedar pegada en este papelón. Lastimé a mucha gente, pero nada fue con mi intención". 

Retomando el hilo de los hechos, Xipolitakis aclaró que no hizo nada para perjudicar a ningún político y delineó cómo fue el vuelo: "No lo conocía a Recalde, ni sabía quién era de cara. Cuando lo twitteé fue porque Judith, la que me invita siempre al VIP, me dice: 'Agradecele a Recalde, que es mi jefe'. Estoy por embarcar y entro por atrás; me llevó una camioneta al avión, sola. Nunca vi ni a un pasajero. Entonces, cuando me voy a sentar a mi asiento, era el asiento número 4, estaban los pilotos, las azafatas, nada de tripulación, porque todavía no habían subido. Me piden fotos, todo eso, y me dicen que vaya para adelante. Entonces yo creí que me iban a pasar a primera. Pero voy, y me dicen: '¿Querés venir a volar con nosotros a la cabina?'. Y yo dije que 'sí'. Ahí ellos me dijeron: 'Vení todo el viaje'. Yo estaba re ilusionada, porque iba a ser pilota. Empecé a sacar fotos en el avión, yo iba a twittear todo, y todos lo sabían, porque nunca escondí mi celular, tipo cámara oculta. Eso sería traición, yo no soy traicionera. Entonces, me invitan a la cabina, me encierro con ellos dos, cerraron la puerta con una traba, y empezó a subir la gente. Nunca vi a los pasajeros, ni ellos me vieron a mí. Nunca. Y estuve ahí todo el vuelo", cerró Vicky el relato de la polémica.