Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Tremendas imágenes de Carmen Barbieri afectada por un herpes zóster que le deformó la cara: "Soy un monstruo"

La capocómica se comunicó con Confrontados y explicó el diagnóstico que le dio su médico de confianza.

Tremendas imágenes de Carmen Barbieri afectada por un herpes zóster que le deformó la cara: "Soy un monstruo"

Ni bien arrancó Confrontados (El Nueve), emitieron fuertes imágenes de Carmen Barbieri con la cara deformada y un montón de marcas violetas en el cuerpo. Especialmente, en las piernas.

Marina Calabró y su equipo contaron que todos están muy preocupados por la capocómica, que está sufriendo los estragos de un herpes zóster. Tras emitir las tremendas fotos, Carmen se comunicó con el programa y contó qué diagnósitco le dio su médico de confianza.

"Nosotros le decimos culebrilla, pero los médicos odian esa palabra. Ellos le dicen herpes zóster".

"El médico me dijo que lo que tengo es un estrés postraumático. Si vos tuviste alguna vez varicela, de chiquita, no te agarra de grande. Pero si tenés un disgusto muy grande y te bajan las defensas de golpe, como yo que toqué fondo, el virus se reactiva porque está en el cuerpo y te sale una culebrilla", explicó.

E hizo una aclaración: "Nosotros le decimos culebrilla, pero los médicos odian esa palabra. Ellos le dicen herpes zóster".

"Me están ateniendo un dermatólogo, un oftalmólogo y un infectólogo. Si el bicho me toca el ojo, lo puedo perder. El virus ya no está, pero por donde pasó... Me arruinó. Me duele la cara, el ojo y la vida".

Antes de cerrar, contó que se siente muy cuidada por diversos médicos. "Me están ateniendo un dermatólogo, un oftalmólogo y un infectólogo. Si el bicho me toca el ojo, lo puedo perder. El virus ya no está, pero por donde pasó... Me arruinó. Me duele la cara, el ojo y la vida. Me fui a acostar y me levanté como si hubiese boxeado en Las Vegas con el mejor boxeador. Soy un monstruo", sentenció la capocómica que, hace algunas semanas, enfrentó el cáncer de Federico (que se curó).

¡A cuidarse!